Feeds:
Entradas
Comentarios

El castillo de Torre Baró, no confundir con la torre del Baró,  se ha consolidado como uno de los símbolos del distrito de Nou Barris.  Recientemente el castillo se ha reformado para convertirse en mirador y en uno de los puntos de información de la sierra de Collserola

La historia completa del castillo de Torre Baró es todavía una incógnita y hará falta una larga tarea de investigación para llegar algún día a poder determinarla.

 

TB                                                          Castillo de Torre Baró

Se tiene constancia que los terrenos en los que se construyó el castillo pertenecían al antiguo término municipal de San Andrés del Palomar y concretamente a la partida de la cuadra de Vallbona. Esta finca tenía una extensión de 215 hectáreas, es decir  2.159.356 m2. Para hacernos una idea del tamaño de esta finca, los actuales barrios de Vallbona y Roquetas suman un superfície total de 2.366.000 m2.

La baronía de Pinós era la propietaria de la finca que alcanzaba los lindes de Montcada y Reixac donde, más o menos, estaría la actual estación de tren y, en este punto, construyó un magnífico edificio.

El Barón que con su torre dio nombre a toda la zona, apoyó durante la guerra de sucesión al Archiduque Carlos y evidentemente al finalizar la contienda sufrió la venganza del rey Borbón y, como consecuencia, el edificio fue destruido pero en 1797 se volvió a levantar una segunda torre.

El 30 de octubre de 1869, a causa de los problemas económicos de la familia de Pinós, que poseían los títulos nobiliarios de marqués de Santa María de Barberá y marqués de la Manresana, se subastó la heredad pero no apareció nadie dispuesto comprarla.


nevada 62 nou barris desde ateneu                          Imagen del Castillo de Torre Baró en la nevada de 1962

Posteriormente, el 30 de marzo de 1871, se volvió a subastar y fue cuando Carlos Edmundo Sivatte y Vilar ofreció la cantidad de 117.412 pesetas por ella, un precio muy por debajo de lo que se valoraba, que era de 176.113 pesetas. A pesar de hacer el menor ofrecimiento, al ser el mejor postor, el conjunto fue vendido a Carlos Edmundo Sivatte, Marqués de Vallbona, el cual desarrolló frente a la torre una inmensa huerta que acabó adoptando el nombre de Vallbona.

El 18 de marzo de 1873 se firmó la compraventa entre los creditores de Pinós y Carlos Edmundo de Sivatte donde se incluyó la desaparecida masía de la Torré del Baró que fue destruida en 1967 al construirse la Avenida Meridiana. Dicha masía, a pesar de tener todos los títulos y protecciones arquitectónicas, fue derruida sin escrúpulos para la construcción de la actual carretera C-58.

El barcelonés Carlos Edmundo de Sivatte Vilar era hijo de un soldado francés que llegó a Barcelona durante la guerra contra Napoleón y al finalizar ésta se estableció en Barcelona.

En 1864 se casó con la cubana Mercedes Llopart Xiqués que tenía raices catalanas. La pareja tuvo tres hijos: Carlos Edmundo, Manuel María y Mercedes.

El 7 de diciembre de 1897 murió Carlos Edmundo y heredó la propiedad del castillo de Torré Baró su hijo Manuel de María Sivatte y Llopart. El 20 de abril de ese mismo año se había firmado el decreto por el que cual muchos de los pueblos próximos a Barcelona, entre ellos San Andrés del Palomar, quedaban incorporados a la ciudad de Barcelona.

La familia de Manuel Sivatte estuvo muy vinculada al Carlismo. De hecho el rey Carlos VII, rival de Isabel II al trono de España, concedió a Sivatte los títulos nobiliarios de marqués de Villalba y marqués de Vallbona recordando el nombre de su propiedad.

El 26 de marzo de 1904, Manuel Sivatte constituyó  la empresa denominada “Compañia de Urbanización de las alturas y extensiones de Horta-Las Roquetas” con el objetivo de construir una ciudad jardín en su finca de Torre Baró.

Gracias a este proyecto se construyó la carretera Alta de las Roquetas y se inició la construcción por parte del arquitecto Josep Torres Argullol de lo que debería ser un hotel y hoy se le conoce como el castillo de Torre Baró, pero el fracaso de este proyecto de ciudad jardín significó la paralización de las obras y que el hotel quedara finalmente inacabado.

torre baró_dibuix                                             Dibujo de Torre Baró por Barcelonink

A parte de esta historia más contrastada hay varias leyendas acerca de la construcción del castillo, como la que indica que el mismo se construyó para sanar a un hijo enfermo con tuberculosis de Manuel de Sivatte.

Durante la Guerra Civil el castillo de Torre Baró fue ocupado por los soldados republicanos para instalar baterías antiaéreas y al acabar la Guerra Civil, éste fue utilizado durante un breve periodo como campo de concentración.

En julio de 1983 se celebraron en el castillo diversas reivindicaciones culturales y acampadas para pedir la rehabilitación del mismo.

No fue hasta el 1992 que se consiguió su catalogación como bien cultural.

punto informacion                                         Punto de información y espacio expositivo

Finalmente el pasado mes de noviembre de 2014 y tras una rehabilitación integral se ha abierto el castillo de Torre Baró como equipamiento abierto al público e incluye un espacio expositivo y de divulgación histórica, un punto de información del Parque Natural de Collserola y un mirador a la ciudad. Éste puede ser visitado los martes y jueves de 10 h a 13 h, sábados de 10 a 17 horas y domingos de 10 a 14 horas.

L’origen de Gràcia

Durant l’ edat mitjana, fora de la ciutat enmurallada de Barcelona,era habitual que la població visqués dispersa en masies que,poc a poc es van anar escampant per el pla al llarg del segle XVI i XVI  per arribar a la seva màxima esplendor al segle XVIII. Aquestes masies s’instal-laven prop dels camins i les rieres entre els quals quedaven fèrtils camps de conreu.

masies gracia

A Gràcia la població s’agrupà en un principi al voltant dels convents.Tres d’aquests convents foren l’origen dels primers nuclis de població de Gràcia:

Convent dels caputxins vells, fundat a finals del segle XVI, estava situat a la banda del passeig de Sant Joan, a l’extrem sud-occidental del terme, i les seves terres ocupaven més o menys, el que avui són els carrers de Girona, Bailén i Passeig de Sant Joan entre València i Provença.

A les inmediacions d’aquest convent s’edificaren diverses masies com Ca l’arquer que ja estava  habitada el segle XVII i va ser enderrocada l’any 1934 com a conseqüència de l’alienació de la travessera.

També a la mateixa travessera va existir la masia de  Cal xeró situada a la mateixa cantonada de dos antics camins : la travessera i el torrent del pecat. Fou enderrocada al 1935. I Can focs, l’edifici de la qual es conserva encara que totalment modificat al carrer Còrsega tocant a Milà i Fontanals, convertit en centre d’ensenyament privat. També Can Grassot que va donar lloc després a la barriada coneguda encara avui com el camp d’en grassot.

 Convent de Santa Maria del Jesús,  Fundat al segle XV fora del terme de Gràcia, a l’alçada del actual carrer Aragó-Passeig Gràcia. Al segle XIX (primera pedra el 1817) fou traslladat a Gràcia L’any 1936 el convent fou cremat i en aquell mateix lloc s’edificà l’esglèsia de Jesús que encara existeix avui dia.

 

 parroquia jesus gracia 1935                                          Parròquia de Santa Mª Jesús.1935

Convent de Nostra senyora de Gràcia, construït a començaments del segle XVII i, més conegut popularment per Els josepets, pel fet que durant un temps hi hagué un noviciat del convent de Sant Josep de les Rambles de Barcelona(actual Mercat de la Boqueria) del qual depenia. Estava situat al costat de la riera que baixava del Tibidabo.

L’any 1835 s’acabà la vida monàstica. L’esglèsia fou destruida el 1936. Avui només queda l’edifici del temple que és la parròquia de Sant Josep de Gràcia.

 

josepets lesseps

josepets lesseps

 

Aquest fou el convent més important per a la formació del poble de Gràcia i el que li va donar el nom. L’esglèsia era dedicada a l’anunciació de la verge i de la frase “plena de gràcia” sortí la denominació de nostra senyora de Gràcia. El camí que duia al convent  era conegut com el camí de Gràcia (actual carrer Gran de Gràcia) i més endavant el camí que duia al poble que s’anava formant al seu voltatnt.

Prop del convent dels josepets s’edificà l’any 1688 una casa senyorial que s’en deia  Ca l’alegre.Tenia extensos camps de conreu amb la bassa per al regadiu i una petita capella renaixentista.L’any 1908, en allargar el carrer Perez Galdòs va ser derribada bona part de l’edifici principal.

Una altra casa important fou la masia de  Can trilla l’edifici de la qual podem veure encara (ocupat per una comunitat religiosa) al carrer gran de Gràcia davant de la plaça Trilla. La planta baixa era destinada al masovers i disposava d’una premsa de vi.

 

can trilla                                                 Actual Masia de Can Trilla

Prop de Can Trilla hi hagué una altra hisenda La Fontana, de gran importància durant e l segle XVIII i XIX. El seu emplaçament recorda avui el nom d’una estació de metro. Una part de les terres d’aquesta masia, era un bosc de pins on més endavant s’hi edificà un teatre que s’anomenà Teatre del Bosc. És al lloc on avui dia trobem els cinemes Bosque.

Altres cases ens evoquen la presència de la burguesia a la vila com per exemple La virreina  i Cal compte .

 

la virreina

Manuel Amat que exercí el càrrec de virrei al Perú a finals del segle XVIII, va fer construir al seu retorn el palau de les rambles i la seva casa de camp a Gràcia.Va casar-se amb una dama de Barcelona Mª Francisca de Fivaller i Bru, la qual  enviudà al cap de pocs anys quedant-se el nom de la virreina per ambdues finques.

La masoveria d’aquesta propietat era la casa situada al nª1 del carrer Sant Lluís i que està convertida avui en escola de religioses. L’any 1878 se sotmeteren les seves terres a un pla d’urbanització.

 

pedra la virreina

Relleu finestra la virreina adossat a l’esglèsia de  Sant Joan

 Cal comte era també una gran mansió senyorial situada cap a la banda del carrer d’Escorial a l’alçada de Providència, propietat del comte de Santa Coloma.Tenia una entrada per la travessera amb una avinguda de palmeres que conduía des d’aquesta fins la casa i uns immensos jardins romàntics la voltaven. De tot això, només queda com a símbol testimonial una palmera al carrer Escorial.

 

joanic-can-comte                                                        Masia Cal Comte

A la part alta de Gràcia existiren també nombroses cases de pagès unides per un antic camí que deprés ha donat lloc a la Travessera de Dalt.

Començant per Ca l’alegre, situada al costat dels josepets, fins a Can sanpere, tocant l’actual carrer Sardenya a l’alçada de Camèlies

Les terres de Can Sanpere són avui una part camp de futbol i l’altra, que estava destinada a espai lliure ha quedat ocupada per uns inmesos blocs de pisos. A llarg de la Travessera de dalt existien  diverses cases com Cal Calic tocant al carrer Verdi, Cal xipreret avui convertides les esves terres en les pistes de tenis del Club La Salut i Ca l’alegre de dalt . I ja a plana muntanya, al peu del Carmel trobem Can Muntaner de dalt situada al fons d’una vall de la muntanya pelada i que actualment queda dins del parc Güell convertida en escola, Can Toda i Can Xirot que fou molt  com d’esbarjo i passeig.

Siglo XVIII - Masie Can MUNTANER, actualmente Colegio Baldiri Reixac (Park Guell)

Masia Can MUNTANER, actualment Col.legi Baldiri Reixac (Park Güell)

 

 

 

 

El Palacio Moja

En la esquina que forman la calle Portaferrisa con las ramblas encontramos el Palacio Moja o también llamado palacio del marqués de Comillas, único recuerdo del carácter residencial que hasta mediados del siglo XIX tuvo esta zona de las ramblas de los estudios.

 palau foto gencat                    Palacio Moja, desde las Ramblas de Barcelona.Foto Gencat

La construcción del palacio se inició en el año 1774 con el derribo de la muralla de las Ramblas y de la puerta Ferrissa, y se prolongó hasta 1789.La construcción del nuevo palacio tuvo lugar en los terrenos de la antigua casa que los Cartellá tenian en la calle Portaferrisa,añadiendo tres casas que había en uno delos lados hasta la esquina con la Rambla de los estudios.

Maria luisa Descatllar,marquesa de Cartellá y de Moja impulsó la construcción del nuevo edificio,obra del arquitecto Josep Mas Dordal que lo diseñó en un estilo que muestra los últimos momentos del barroco junto con las tendencias estéticas neoclasicistas llegadas de Francia.

PALAU MOJA 1774-antigua

La fachada principal del Palacio Moja al igual que la entrada principal no se encuentran en la rambla sino en el número 1 de la calle Portaferrisa,que se habia convertido en una calle de prestigio con comunicacion directa con el centro de la ciudad. Aun así la Rambla ya era un paseo principal y de hecho la estructura interior del palacio se organiza hacia este eje.

Iniciadas las obras en el 1774, no se inauguró hasta al cabo de diez años con motivo de la fiesta nupcial de la hija mayor de los marqueses de Moja, razón por la cual se dio a conocer la obra pictórica de Francesc Pla en el Salón Principal y en las fachadas.

BCN_Palau_Moja_1139_resize

Josepa de Sariere y de Copons, último miembro de los Moja y Castellá, murió en 1865 sin dejar descendencia.En el siglo XIX, el palacio Moja pasó a manos de un nuevo linaje, el de Comillas.

Como cura y limosnero de los Comillas, vivió en esta casa entre 1878 1892 el gran poeta Jacint Verdaguer, que dedicó el poema “ La Atlántida” a su mecenas y protector, Antonio López López, primer marqués de Comillas. El título le fue otorgado el año 1878 por el rey Alfonso XII, que también durmió en el palacio al llegar a Barcelona después del su exilio

El año 1934 cuando el propietario del edificio era Joan Antoni Güell López, conde de Güell se hizo una reforma general. Fue entonces cuando se abrieron los pórticos de la planta baja para ensanchar la acera que era demasiado estrecha. Bajo los porches del palacio Moja se instalaron pequeñas tiendas en el espacio que actualmente ocupan la librería de la Generalitat y la farmacia que hay tocando a la calle Portaferrisa.

También como consecuencia de la reforma de 1934,aquel jardín romántico que tenía el palacio se convirtió en los almacenes SEPU. De hecho coronando la fachada aún se pueden ver algunos de los jarrones de piedra que guardaban la antigua valla del jardín.

jardin cabras moja

Durante la Guerra Civil Española, el Palacio pasó a ser la sede de la CNT, lo cual supuso casi la destrucción por expoliación del arte que entre sus muros conservaba. Como anécdota, todas las alfombras, (la del salón principal medía 110 m²) fueron troceadas y supuestamente entregadas a la clase obrera para su gozo y disfrute.

En 1969,el Palacio Moja fue declarado monumento de interés histórico y artístico.

Actualmente acoge las oficinas de la Dirección General de Archivos, Bibliotecas, Museos y Patrimonio después que el Departamento de Cultura de la Generalitat lo adquiriera en el año 1982 y encargase una necesaria restauración después de dos incendios y el estado de abandono.

Después de esta intervención de la Generalitat, el salón principal del palacio volvió a lucir los plafones murales que la marquesa de Cartellá encargó a Francesc Pla, para que pasaran la posteridad las crónicas de su noble familia.
Entrando por el vestíbulo nos encontramos con la escalera noble, una de les joyas del palacio. El marqués de Comillas, mandó revestirla con mármol y construyó una barandilla con el mismo material. El encargado de decorar les paredes fue el pintor romántico Eduardo Masdeu Llorenç.

palau_moja1_escalera

 

Subiendo la escalera vamos a parar al lugar más noble del edificio: el gran salón. Tres pisos de altura, planta cuadrada y grandes ventanales abiertos a la Rambla son sus características más destacadas. La decoración es obra de Francesc Pla, conocido como “el Vigatá”. Sus pinturas murales, de 1791, con escenas históricas, retratos de la familia Moja y decoración floral fueron testimonio de les celebraciones más exquisitas del palacio.

 

salo_vigata                      Gran Salón: Estancia noble del palacio.Foto Gencat

Otros tesoros, como la capilla de padre Verdaguer (donde celebraba misa para la familia de su mecenas, el marqués de Comillas) y la sala de las maquetas de los barcos de la Compañía Transatlántica: una espectacular colección de miniaturas de la flota propiedad del marqués.

Sir Richard Wallace (Londres, 1818 – Neuilly-sur-Seine, 1890), aristócrata, mecenas y vividor, consagró una parte de su abundante fortuna a ayudar a los menos afortunados y financiar proyectos sociales. Entre ellos  viendo la crisis de aprovisionamiento de agua y la sequía que hubo en París en 1870, financió la construcción de alrededor un centenar de fuentes, que hizo distribuir por toda la ciudad, con un objetivo de salud pública y al mismo tiempo artístico. El trabajo se le encargó al escultor Charles Lebourg con una serie de instrucciones claras: debían ser suficientemente grandes para ser vistas de lejos, pero sin romper la armonía del paisaje, debían combinar utilidad y estética, teniendo un precio razonable y construidas con un material perdurable y fácil de trabajar.

Fuente Wallace paris

Fuente Wallace paris

Los 2 primeros modelos de fuentes, fueron fabricadas en fundición y muy resistentes. La primera de estas fuentes se instaló en París en 1872, a fin de facilitar el acceso público y gratuito al agua potable, y es en esta ciudad donde pueden encontrarse más de 100 fuentes, si bien en los años posteriores se instalaron fuentes Wallace en otras ciudades de Francia, y también repartidas por medio mundo existen también fuentes Wallace. Así se pueden ver ejemplares en España (en Barcelona, San Sebastián), en Estados Unidos (enNueva Orleans), en Gran Bretaña (en Londres), en Uruguay (en Montevideo), en Canadá (en Montreal), en Suiza (en Zúrich) y en Alemania (en Burscheid).

A la ciudad de Barcelona, con motivo de la Exposición Universal de 1888, le tocaron doce, de las cuales sólo quedan dos originales en lugares visibles. Una es la fuente wallace  que se encuentra entre Gran Vía y Paseo de Gracia.

wallace-oro

Existen otras  por la ciudad que se les llama fuentes Neo-Wallace porque fueron fundidas a partir de los moldes antiguos, pero no son originarias de la época.Como seria la que aparece frente al pasaje del Museo de Cera de Rambla Capuchinos,se pueden ver sus carátides doradas junto a una placa que indica su donación a finales del siglo XIX y su remodelación en el año 2009.

También aparecen otras copias  fundidas sobre los moldes de Wallace, como la que hay delante del Hotel Oriente de la Rambla.

Otra de las copias de la Fuente Wallace se puede contemplar entre la calle Marina y Gran Vía, frente a la plaza de toros de la  Monumental. En medio de una plaza disimulada entre Diagonal con Roger de Llúria se puede disfrutar de otra de las fundiciones realizada con posterioridad.

Origina y Copia Fuente Wallace

La especificidad de la Fuente Wallace de la entrada del Parque de la Ciutadella, la más cercana a la Estación de Francia, radica en la sustitución de las cariátides por cuatro ángeles pueriles cubiertos de diferentes maneras por ropajes.

Las fuentes wallace son unas  fuentes de hierro forjado, de color verde oscuro, con cuatro  cariátides vestidas con un ligero drapeado de estilo jónico, que sostienen una  pequeña cúpula con cuatro peces.Cada figura, diferente entre sí, representa una virtud: la Bondad, la Simplicidad, la Caridad y la Sobriedad, que a su vez representan las 4 estaciones del año: invierno, primavera, verano y otoño respectivamente.

 

wallace

Las formas definidas y conseguidas del ropaje de las figuras, la verdadera sensación de movimiento, las caras y cuerpos armoniosos y estilizados, el preciosismo del detalle se encuentran en las Fuentes Wallace originales.

El difícil estilo del modelo grande original de la Fuente Wallace hacía difícil el poder beber directamente de ella, así que posteriormente se añadió una gran concha en la parte inferior para mayor comodidad.

Els darrers mesos han estat fructífers en quan a troballes arqueològiques en el mercat de Sant Antoni .Tot va començar amb la remodelació del mercat que va ser construit al 1882 per l’arquitecte Antoni Rovira i Trias,i ha permés trobar restes del baluard de sant antoni del segles XVII , la calçada romana de la via agusta així com estructures funeràries romanes.

Baluard san antoni

Però en l’article d’avui ens centrarem en dos edificis medievals que flanquejaven la porta d’entrada més il-lustre de la Barcelona emmurallada del segle XVI, el Portal de Sant Antoni. Aquests edificis són la Casa de la Generalitat (1583) i l’antiga església de Sant Antoni (1430).

Ambdós edificis estan un enfront de l’altre i per allà passava el Camí Reial (antiga Via Augusta romana cap a Tarraco). Els visitants entraven per la Porta de Sant Antoni, porta triomfal de la ciutat i accés principal de reis, prínceps i ambaixadors ja que estava situada en el camí que venia d’Aragó.

El portal de sant Antoni que es va construir al 1377 era una de les portes de la tercera muralla que encerclà la ciutat del Raval. El seu nom provenia de la proximitat amb una capella dedicada a aquest sant. L’antic portal comunicava en línia recta amb el Portal Nou, a l’altre extrem de la ciutat. Aquesta via, que encara avui travessa Ciutat Vella, era l’eix vertebral de la Barcelona Medieval, el Camí Reial. Davant d’on hi havia l’antiga porta, hi ha avui el mercat, que s’aixeca on estava emplaçat el baluard de Sant Antoni i el seu sistema defensiu. El baluard tancava la part oriental de la ciutat, i a les terres de conreu que hi havia seus als voltants s’hi va instal-lar a finals de l’edat mitjana una de les diverses forques que existien a la ciutat.

A l’any 1430, els pares antonians, que es dedicaven a la cura dels peregrins i leprosos, van construir un hospital,una església i un convent ocupat aquest per la comunitat de canonges de sant Antoni a tocar de la muralla de ponent de la ciutat.El recinte tenia la missió de vetllar per l’estat sanitari dels viatgers i traginers que entraven a la ciutat amb els seus cavalls,mules i tartanes. Concretament els pares antonians cuidaven els peregrins que tenien foc de sant Antoni, fongs que s’agafaven amb el blat i que molta gent ho confonia amb la lepra.sant antoni abat_antigua

Al 1791 es va extinguir l’ ordre i els religiosos de tota Espanya es van reunir a casa de Barcelona, que va ser la darrera en tancar.Finalment al 1806 l’edifici es va cedir als escolapis que van fer una escola.

Avui dia només queda en peu el porxo de l’antiga església de Sant Antoni Abat, l’única part que sobrevisqué a l’incendi de 1909 i a l’enderroc de l’edifici el 1936. Destaquen les seves tres grans arcades ogivals, entre les quals hi ha esculpits els escuts del rei Alfons el Magnànim, de la seva muller Maria de Castella, de la ciutat i l’emblema del sant, una tau.

anto05_T

 

De les tres finestres superiors només és original la de l’esquerra. Les altres, igual que la porta interior de la nau, són fruit d’una reconstrucció posterior.

Prova també de la importància que va tenir la Porta de Sant Antoni per la ciutat va ser la construcció el 1583 de l’antiga Casa de la Generalitat o de la bolla (carrer Sant Antoni Abad 54), situada just a l’altre costat de la portalada i que tenia la funció de recaptar impostos per l’entrada i sortida de mercaderies de la ciutat, quelcom semblant al que més endavant serien els burots. Per acreditar que l’impost s’havia pagat s’afegia una marca de plom amb el segell de la entitat. Aquest sistema també es troba a documents pontificis ,per aixó eren coneguts com butlles (d’aquí el nom de la casa de la bolla).

 

casa generalitat

 

La casa de la Generalitat és un edifici de pedra, de planta baixa i dos pisos, que encara avui manté l’aspecte exterior original. A la cantonera hi ha l’escut de la Generalitat, que es repeteix a la clau i a les llindes de les finestres, però en aquest cas flanquejat per dos Grius, els animals mitològics meitat àliga i meitat lleó. La porta està adovellada i els finestrals són de llinda recta. El seu estil es pot situar a cavall entre el gòtic i el renaixement.Avui l’edifici manté l’aspecte exterior original.

Com a curiositat dir que el 1714, a la Casa de la Generalitat o de la Bolla van signar Antoni de Viladomat i el duc de Berwich la capitulació de Barcelona.

 

 

 

 

Este año 2014 se ha cumplido el 250 aniversario de una histórica institución barcelonesa la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona y aunque la mayoría de barceloneses hayan pasado alguna vez por delante de su edificio quizás si sean pocos los que sepan ubicar esta institución.

logoLa Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona (RACAB) se constituyó el 18 de enero de 1764, con el nombre de Conferencia Physycomatemática Experimental y, en virtud de la “Real Cédula” del 17 de diciembre de 1765, pasó a denominarse Real Conferencia Física como cuerpo público consultivo del Rey para los asuntos del Principat de Catalunya.

Por efecto de la “Real Cédula” del 14 de octubre de 1770 cambiaría su título por el de Real Academia de Ciencias Naturales y Artes de Barcelona hasta que la “Real Orden” del 7 de diciembre de 1887 determinó su nombre actual.

Desde entonces la institución y sus académicos han estado implicados en la iluminación de la ciudad, en el suministro de gas, en la fábrica de la moneda, en la hora oficial, en la telegrafía, en el servicio de sismología y en la observación metereológica

El primer observatorio de la RACAB que inicialmente estaba situado en la sede las Ramblas, cobijaba varios telescopios aunque debido a la contaminación lumínica en realidad solo llegó a funcionó uno y con el tiempo se trasladó al observatorio Fabra en Collserola, que fue donado en 1904 por Camil Fabra, marqués de Alella y fue construido por Josep Domenech y Estapa.

Con el tiempo, la Real Academia de Ciencias Naturales y Artes de Barcelona se transformó en un foro multidisciplinar que cuenta con 75 académicos con sus 75 sillas y sus 75 medallas.

En la Barcelona de finales del siglo XVIII había cierto vacío cultural y científico. En la universidad no se explicaban las leyes de Newton. En ese sentido la Real Academia fue una institución pionera.

racab_1880

El edificio se construyó tras la expulsión de los jesuitas de su colegio de Cordelles en la Rambla, donde formaban a nobles. Allí en el número 115 de la Rambla se asentó la academia.

Su sede queda camuflada por el teatro, pero todo el edificio es propiedad de la academia, que vive del alquiler del Poliorama, de la tienda y del establecimiento Viena. Pero para acceder a su sede se debe cruzar el vestíbulo del teatro, y a la izquierda un buzón de madera se avanza a la escalera imperial que lleva a las dos plantas que ocupa esta entidad, que convocó su primera reunión en la trastienda de una farmacia de la Rambla.

El edificio de estilo neoclásico, es obra del arquitecto Josep Domenech Estapa y fue inaugurado el año 1894.Se trata de una curiosa muestra de estilo progresista, con el uso del hierro de relieves de tierra cocida. El Observatorio ha funcionado sin interrupción desde su inauguración el 1904.

fachada                                             Fotografia V.Ferris

Completan el patrimonio de la Academia la Biblioteca, el Archivo histórico, la colección de relojes, el equipamiento funcional astronómico, meteorológico, sismológico y de relojería como también la instalación sismológica de Fontmartina en el Montseny, en un terreno de la Diputación Provincial de Barcelona

El Archivo y la Biblioteca de la Academia agrupan un fondo documental de casi tres siglos de gran valor histórico. El archivo aún conserva el recibo de 500 pesetas que cobró el físico Albert Einstein por su ponencia y también su carta de confirmación para ser nombrado académico extranjero con destino en la comisión permanente de Física

La Biblioteca, con más de cien mil volúmenes, es una de les más importantes del Estado en fondos científicos de la segunda mitad del siglo XVIII y su sala de relojes es una de los secretos mejor guardados de la ciudad.

En la Academia de les Ciencias y las Artes, se conserva también la cámara de Daguerrotipo, con la cual se realizó la primera fotografía en el estado, el 10 de noviembre de 1839.

horaoficialdetall

Su reloj, construido por Moragas en el año 1888, inició el servicio público para dar hora en la ciudad de Barcelona. Este servicio fue declarado oficial por el ayuntamiento el año 1891, de ahí que en la fachada del edificio podamos leer “hora oficial”.

 

 

La Casa Macaya

La Casa Macaya como tantas otras casas modernistas que son conocidas por el nombre del empresario que las encargó ( Milá,Batlló,Vicens,Amatller..etc) fue un proyecto del rico industrial y empresario, Román Macaya Gibert, que encargó en 1898 una residencia familiar a Josep Puig y Cadafalch,uno de los los últimos arquitectos catalanes de renombre. Los trabajos de construcción finalizaron en 1900, siendo uno de las primeros edificios del Paseo de san Juan.

Puig  y Cadafalch llevó a cabo diferentes trabajos residenciales para la consolidada clase burguesa catalana de comerciantes e industriales, que se inspiraban en precedentes históricos y vernaculares, y que se enmarcaban expresamente dentro del estilo predominante del momento: el modernismo (optimista). La casa Macaya es un ejemplo claro del modernismo ecléctico que evoca ejemplos del gótico civil del siglo XV y XVI y detalles de la casa solariega catalana de finales del siglo XIX. Esta composición ecléctica de estilos responde a la voluntad nacionalista de Puig, de fijar las bases de una nueva arquitectura catalana.

 

Casa-Macaya-abre-puertas-Barcelona                           (Foto: Barcelona en Horas de Oficina)
La Casa Macaya ofrece muchas coincidencias arquitectónicas con otras casas de Cadafalch. De la casa Garí de Argentona, toma el programa y los esgrafiados. De la casa Coll y Regás encontramos reminiscencias en la aplicación de baldosas de cerámica azul y naranja al coronamiento de la tribuna de planta primera y el uso de horquillas canopiales (fachada al Paseo de San Juan). Con la casa Amatller, construida al Paseo de Gracia simultáneamente a la casa Macaya, comparte diferentes aspectos. En primer lugar la composición de la fachada, asimétrica y policroma, organizada singularmente según una relación de vacíos (las aperturas) y plenos (las cerraduras ciegas) dimensionados según la naturaleza funcional de cada aposento. La ornamentación de la fachada en dos casos (en un grado menor en la casa Macaya), presenta trabajos escultóricos en piedra y cerámica vitrificada, y serigrafía de colores, muestra motivos vegetales y geométricos. La ornamentación de Puig y Cadafalch presenta numerosas  alegorias textiles que se pueden interpretar como una influencia familiar explicable por el hecho de ser hijo de fabricantes de puntas, tules y puntillas.

En la casa Macaya destaca la suavidad cromática del estuco blanco que contrasta con los enmarcados de piedra que sobresalen ligeramente y los tonos ocres de los esgrafiados que rodean las aperturas, solución frecuente al barroco catalán. La planta baja y concretamente el acceso principal (desdoblado en dos puertas) simbolizan la conexión de la casa con la ciudad. En la puerta principal de la casa Macaya, atraen la atención del peatón las ménsulas del arco rebajado, con una referencia al contraste entre el dinamismo de un ciclista y la calma de un campesino a caballo de un asno. En el vestíbulo de la casa Macaya, a diferencia de la casa Amatller, los grandes arcos de piedra se sustituyen por apoyos prismáticos de ladrillo que antes de finalizar en un pequeña arcuación, se coronan con dos ménsulas de piedra.

Hall_columnas                            (Foto: Barcelona en Horas de Oficina)
En la Casa Macaya es importando el uso del ladrillo (hay que recordar que la tonalidad rosada de este material dejado a la vista es la que da nombre a la primera etapa del arquitecto). Por una parte hay que destacar la utilización del ladrillo revestido para la construcción de muros, arcos, y la definición de las ventanas con adelanto de hiladas en falso arco mitral, y por otra, las vueltas catalanas decoradas del vestíbulo El uso del ladrillo responde a la voluntad de usar un material regional comprometido con el pasado, y que se deja visto simbolizando que no se quiere engañar ni disimular, y con el objetivo de proclamar la verdad y su belleza. El ladrillo por si mismo aporta calidez y la sensualidad directa de la tierra.


  El 1894 Puig y Cadafalch estableció relación con Eusebi Arnau, quien sería su escultor predilecto y también colaborador de Domenech y Montaner. El trabajo escultural en piedra de la fachada al Paseo de San Juan de la casa Macaya es obra de Eusebi Arnau y Alfons Juyol, y se concentra en el piso principal (en la tribuna y el balcón con piezas incrustadas de cerámica vitrificada verde) y en los marcos y columnas de las ventanas de toda la fachada. Los temas ornamentales escogidos son principalmente geométricos y vegetales como en los esgrafiados de Joan Paraíso y Figueres, de tonalidad amarillenta en la fachada principal, y rojiza en el patio central y el vestíbulo de planta baja.

 

escalera                             (Foto: Barcelona en Horas de Oficina)

Siguiendo esa típica estructura medieval, las habitaciones principales estaban distribuidas alrededor de un gran patio central, y a las que se accedía a través de una escalera que partía del patio, junto al cual estaban las caballerizas y el jardín posterior. En la parte superior, según las fotografías que nos mostraron, se construyó la característica galería aireada, con las que se solían finalizar los edificios medievales, y que servía para mantener el grano a resguardo de las inclemencias del tiempo y de los posibles roedores.

A pesar de esa similitud con los palacios medievales y la austeridad de las fachadas, estucadas en blanco, no faltan abundantes elementos arquitectónicos y decorativos propios del modernismo, que dejan constancia de los trabajos realizados por los ejércitos de artesanos que acostumbraban a intervenir durante las construcciones. Destaca la escalera exterior cubierta y muy ornamentada, diferentes motivos florales y alegóricos, elementos clásicos y arabescos en columnas y capiteles, esgrafiados, trabajos de forja en ventanas y balcones y, sobre todo, la presencia de una gran tribuna corrida en el primer piso, abierta al exterior y desde donde se podía ver y ser visto.

Otro elemento característico de las construcciones modernistas de la Barcelona burguesa, y que también podemos ver perfectamente reflejado en la construcción de la Casa Macaya, es la tendencia de reservar la planta principal del edificio a la vivienda de la familia propietaria, y destinar el resto del edificio a pisos de alquiler, a los que se podía acceder desde una escalera diferente a la de los propietarios.

La planta principal conserva muy pocos elementos de la distribución y la decoración original, pero no por ello deja de transmitir la elegancia y la distinción que seguro que tuvo durante los cerca de catorce años en que la habitó la familia Macaya.

figura                                (Foto: Barcelona en Horas de Oficina)

Resulta ser que  Josep Puig y Cadafalch simultaneó la construcción del edificio con el de la Casa Amatller, y para poder desplazarse y controlar el desarrollo de ambas obras, solía usar una bicicleta. Frente a la puerta principal de acceso al edificio, se puede observar los relieves en piedra que hay en la parte superior izquierda. Se puede ver  a un ciclista esculpido, que no es otro que Puig y Cadafalch.

Los alicatados vitrificados son obra del arquitecto Antoni Gallissá, colaborador cercano de Puig que diseñó diferentes piezas para la firma Pujol y Bausís. La forja, presente tanto en el exterior como en el interior (vestíbulo y patio central), fue obra de Esteve Andorrano y Manuel Ballarín, y la pintura en el interior, fue obra de Marcelino Gelabert. Los oficios fueron la excusa perfecta para incluir en numerosos casos símbolos del patriotismo catalán reforzando la voluntad Puig y Cadafalch que entendía el arte de estas casas “siempre como un arte nacional salido de la propia tierra”.

Román Macaya vivió en la Casa Macaya durante doce años compartiendo la residencia con la familia de su hermano Alfonso que habitaba uno de los pisos destinados a alquiler.La casa fue vendida en 1914, a Juan Vilella Estivill, un empresario de Reus.que vivió con su familia hasta el año de su muerte (1925). Estivill dejó la casa en herencia a tres hijos que vivieron hasta que fue ocupada durante la guerra civil en 1936.

patio                           (Foto: Barcelona en Horas de Oficina)

Tras haber sido usada como prisión durante la Guerra Civil y sufrir muchos desperfectos en el año 1947 se la revendió a la Caixa de Pensiones que adquirió la casa y la transformó en el Instituto Educativo de Sordomudos y Ciegos inaugurado el enero de 1949. La casa también acogió durante aquellos años una de las oficinas de la famosa revista Braille, y la capilla de la nueva parroquia de Sant Francesc de Sales. El año 1979, la casa se convirtió en Centro Cultural hasta el año 1991, fecha en la cual se convirtió en la sede de la Fundación “la Caixa” hasta el 2002, fijando los fundamentos del futuro del Caixaforum de Barcelona situado en otro edificio de Josep Puig y Cadafalch (la antigua fábrica textil de Casaramona emplazada a los pies de Montjuic).
Como Centro cultural, hay que destacar la gran cantidad y calidad de exposiciones que se llevaron a cabo durante los años en los que permaneció abierto (1991-2002). Las temáticas expuestas abarcaron desde  la pintura, la escultura, la fotografía, la arquitectura, la literatura, la ciencia y filosofía. Años más tarde, una vez  inaugurado el Caixaforum,la casa Macaya se convirtió en Museo de la Ciencia, mientras el Cosmocaixa acababa de ultimar su reforma en la sede del Tibidabo. En última instancia, y después de haber sido cerrado durante diez años, la Casa Macaya ha reemprendido su vocación social transformándose en un centro que fundamenta su razón de ser en la promoción del diálogo entre sectores sociales, y donde la sostenibilidad, en todos sus sentidos, ocupa una posición central.

 

Fuentes:  Grupo Practica el Macaya, Barcelona en Horas de Oficina

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.237 seguidores