Feeds:
Entradas
Comentarios

La exposición universal de 1888, se llevó a cabo en el marco de la Restauración, durante la regencia de la reina María Luisa, viuda de Alfonso XII. La burguesía barcelonesa respaldó el regreso de la monarquía borbónica porque le ofrecía garantías de autoridad y estabilidad después de un largo período de conflictos y revoluciones. Una vez enterrado el antiguo régimen y consolidado el poder de la clase burguesa, era necesario el restablecimiento de una cierta tranquilidad política y social para afianzar el proceso industrial y el desarrollo económico.

cartel oficial

Una monarquía constitucional parecía ser la solución ideal. La exposición universal vino a certificar las buenas relaciones entre las clases dirigentes de la ciudad y el poder central, que vivieron  una particular luna de miel.

La celebración de exposiciones universales  en la segunda mitad del siglo XIX respondía al afán de novedades que sentía la sociedad occidental ante el rápido avance de los descubrimientos científicos y sus aplicaciones tecnológicas. La primera tuvo lugar en Londres en 1851 y le siguieron París, Viena, Filadelfia, Amberes entre otras.

La iniciativa de organizar una exposición universal en Barcelona partió de un particular Eugenio Serrano, pero la empresa de serrano fracasó por falta de medios económicos, entonces asumió el proyecto el alcalde de la ciudad Francesc de Paula Rius i Taulet.

 

El 20 de mayo de 1888 a las cuatro de la tarde, y entre las salvas desde el castillo de Montjuïc y por la numerosa escuadra que llenaba el puerto, se inauguró oficialmente la Exposición Universal de Barcelona con la presencia entre otros del rey Alfonso XIII que tenia dos años, la reina regente María Cristina y el presidente del consejo de ministros Práxedes Sagasta.

inauguracion expo 1888                     Inauguración de la Exposición Universal de 1888

Finalmente dieron su fruto los esfuerzos del llamado Comité de los ocho, integrado por Rius i Taulet, Elías Rogent, Lluis Rouvière, Manuel Girona, Manuel Duran i Bas, Josep Ferrer i Vidal, Claudi López Bru, marqués de comillas, y Carlos Pirozzini, verdaderos artífices del evento.

La exposición estuvo abierta desde el 8 de abril al 9 de diciembre y recibió unos 400.000 visitantes.

El recinto de la exposición se extendía sobre 380.000 m2, abarcando la superficie del actual parque de la Ciudadela, el Zoológico, parte de la estación de Francia y del hospital del Mar en la Barceloneta.

PLA EXPO 888 mini_completo                                                           Plano General Exposición

Una cuarta parte de este recinto estaba ocupada por los edificios algunos pertenecientes al trazado del parque y otros levantados expresamente por los arquitectos más importantes del momento.

El más importante de estos edificios era el llamado Palacio de la Industria, que ocupaba unos 70.000 m2, tenía forma de abanico y estaba dividido en trece naves dedicadas a la sala de la exposición.

La remodelación del parque de la Ciudadela fue llevada a cabo por Josep Fontsere en 1872, inspirándose en  jardines europeos como el Regent’s Park de Londres o las Tullerías de París. Junto con la zona verde proyectó una plaza central y un paseo de circunvalación, así como una fuente monumental y diversos elementos ornamentales, dos lagos y una zona de bosque.

Fontsere, colaboró con el entonces estudiante de arquitectura  Antoni Gaudí para el proyecto de la Cascada Monumental, que destaca por su obra escultórica, en la que intervinieron varios de los mejores escultores del momento: destaca el grupo de La Cuadriga de la Aurora, de Rossend Nobas, así como El nacimiento de Venus, de Venanci Vallmitjana. Asimismo, Rafael Atché realizó los cuatro grifos que expulsan agua por la boca, en la parte inferior del monumento.

palau industria                                                             Palacio de la Industria

En el siglo XIX Barcelona dejó de ser considerada plaza fuerte y, tras la Revolución de 1868, se procedió a su demolición, de la que sólo quedaron la capilla (actual Parroquia Castrense), el palacio del gobernador (actual Instituto de secundaria  Verdaguer) y el arsenal (actual sede del Parlamento de Cataluña).

La Ciudadela ya era un parque cuando el alcalde de Barcelona, Rius i Taulet, decidió convertirla en recinto de la Exposición.

La mayoría de lo edificios de la exposición desaparecieron, y sólo quedan en pié el Arco del Triunfo, que venía a ser la entrada del recinto, el llamado popularmente Castillo de los tres  dragones, que fue el café-restaurante de la exposición y hasta poco era el Museo de Zoología de Barcelona; y una parte de la llamada galería de las máquinas, ocupada en la actualidad por los servicios del Zoo.

castell3dragons                                                         Castillo de los tres  dragones

La entrada a la Exposición se efectuaba a través del Arco de Triunfo diseñado por Josep Vilaseca. De inspiración neomudéjar, tiene una altura de 30 metros, y está decorado con una rica ornamentación escultórica realizada por diversos autores entre los que destacan Josep Reynés, Josep Llimona y Antoni Vilanova.

A continuación venía el Salón de San Juan (actual Paseo Lluís Companys), una larga avenida de 50 metros de ancho, donde destacaban las balaustradas de hierro forjado, los mosaicos del pavimento y unas grandes farolas, todo ello diseñado por Pere Falqués.

voreres trencadis salo de sant joan_1900-1966 destruides per Porcioles                                                     Paseo Sant Joan con Arco Triunfo

El primer edificio tras el acceso por el Arco de Triunfo era el Palacio de Bellas Artes, con una fachada formada por un pórtico con columnas y con cuatro torres con cúpulas, coronadas por una representación de la Fama, en las esquinas. Destinado a acoger grandes exposiciones artísticas colectivas y celebraciones diversas, como recepciones, conciertos, certámenes literarios y convenciones hasta su desaparición en 1942.Fue diseñado por el arquitecto August Font en un estilo más ecléctico y convencional que el resto de palacios de la exposición, y se levantó en el saló de Sant joan. En el Palacio de las bellas artes se celebró el acto inaugural de la exposición, con asistencia de la familia real.

El espacio principal del edificio era una gran sala central donde se realizaron los principales actos oficiales. En el lado opuesto se ubicaba el Palacio de Ciencias, obra de Pere Falqués, de estilo neoclásico, donde también se disponía una gran sala para celebrar congresos.

palau belles arts                                                           Palacio de las Bellas Artes

La vegetación constituyó uno de los elementos esenciales del Parque de la Ciudadela, y así para las especies vegetales que requerían un clima más cálido que el nuestro, se construyó el Hivernacle en 1884 obra que combina el hierro y el vidrio, del arquitecto Josep Amargós.

Por su parte para las especies que necesitaban estar protegidas del sol, Josep Fontseré diseño el Umbracle (1883).

El Monumento a Colón fue también realizado con motivo de la Exposición Universal de Barcelona de 1888. Se trata de de una obra en la que destaca una columna de hierro de unos 60 metros coronada por la estatua de Cristóbal Colon. Fue concebida por el arquitecto Gaieta Buïgues y la escultura la realizó Rafael Atché

200px-Monumentocolonobras1888                                                                       Monumento a Colón

En el Paseo de Colón se erigió el Gran Hotel Internacional, obra de Lluís Domenech i Montaner. Fue construido en un tiempo récord de 69 días y fue concebido como instalación temporal para alojar a 2000 visitantes de la exposición y fue derruido tras la finalización de la Exposición.

800px-Hotel_Internacional                                                           Gran Hotel Internacional

La iluminación eléctrica se convirtió en una de las principales manifestaciones de modernidad y cosmopolitismo durante la celebración de la Exposición Universal. En el exterior del recinto ferial, la luz eléctrica iluminó algunas de las calles principales de la ciudad y en el interior del recinto se instalaron fuentes luminosas, convirtiéndose la Fuente Mágica en una de las principales atracciones de la exposición.

 

La iglesia de Nuestra Señora de Gracia y San José,  conocida popularmente como Els Josepets, hoy es una parroquia que encontramos  en la plaza de Lesseps, en el distrito de Gracia de Barcelona.

Esta parroquia fue construida en 1687 y tiene su origen en la iglesia del antiguo convento de los carmelitas descalzos conocidos popularmente como “ josepets”.

Plaça Lesseps -anys deu segle XX                                                Iglesia Josepets.Año 1910

El año 1626 esta orden religiosa, a instancia del consejero de la ciudad Josep Dalmau y de su esposa Lucrecia Balcells, fundaron un convento bajo la advocación de la madre de dios de Gracia situado al lado de la riera que bajaba del Tibidabo que era el antiguo camino romano que unía la ciudad de Barcino (Barcelona) con la de Castrum Octavianum (Sant Cugat del Vallés) .Este hecho histórico es citado por diversos autores como el  primer origen de la denominación de la villa de Gracia.

colles de sant medir 1910                               Colles Sant Medir delante Iglesia.Año 1910

El camino que llevaba  hasta el convento (es decir el actual Gran de Gracia) era el “camino de Gracia” y más adelante seria el camino que llevaba al pueblo que se iba formando en su entorno.

Las obras de la construcción del convento se llevaron a cabo en dos fases: la primera es la de la construcción de las dependencias monacales, que estuvieron acabadas en 1630.La segunda fase fue la edificación de la iglesia de estilo barroco clasicista,  fue construida entre 1658 y 1687 por el fraile carmelita descalzo  Josep de la Concepció, nombre religioso de Josep Ferrer, también conocido por el apodo de “el Tracista”.

La iglesia una vez acabada se consagró en el año 1687.Diez años después, el 1697, el convento fue caserna de las tropas francesas que asediaban la ciudad de Barcelona.

En 1808 sufrió los efectos de la Guerra de la Independencia y los carmelitas se vieron obligados a abandonar el convento hasta el 1814.

El convento que fue suprimido el año 1822 y posteriormente rehabilitado el año siguiente, subsistió a la quema de los conventos.  posesiones pasaron a manos privadas para la subasta de 1837, hasta que con posterioridad fueron devueltas a la iglesia.

inmaculada                                           Hornacina de la Inmaculada

El convento fue desamortizado en 1836, y posteriormente derribado para abrir una plaza en 1890, denominada dels Josepets. La iglesia fue convertida en 1868 en parroquia, momento en el que se añadió la advocación de San José a la de la Virgen de Gracia. En 1960 la plaza de los Josepets se fusionó con la vecina plaza de la Cruz, dando origen a la plaza de Lesseps, así denominada en honor de Ferdinand de Lesseps, creador del canal de Suez.

En 1936 con el inicio de la guerra civil la iglesia fue incendiada por anarquistas y restaurada a partir de 1939.

El edificio de la iglesia e una construcción barroca que sigue el canon fijo de la orden de los carmelitas, con fachada austera y compartimentada. Tiene una nave única de vuelta de cañón con lunetas nártex bajo el coro y cúpula en el crucero. Se avanza a su tiempo al cubrir las capillas laterales situadas en los contrafuertes y que están comunicadas entre sí con pequeñas cúpulas y el lucernario.

Todas las capillas están cubiertas con tejados en el exterior, donde también se puede admirar la obra de masonería de paredes y fachada. El interior es obra de yesero y pintor, salvo algunos elementos estructurales en piedra vista.

interior josepets                                                          Interior de la Iglesia

La fachada restaurada el año 1998 fruto de la colaboración de instituciones y diversas entidades, vuelve a lucir su austero diseño original con tres arcos de entrada, frontónentablamento y un campanario de espadaña perpendicular a la fachada, e incluye un reloj, una vidriera y dos escudos, además de una hornacina con la imagen de la Inmaculada con los signos de un reloj solar a los pies. Este tipo de fachada tripartita con frontón era habitual en las iglesias de esta orden.

Este fue el convento más importante para la formación del pueblo de Gracia y el que le otorgó el nombre: la iglesia estaba dedicada a la anunciación de la virgen y de la frase “llena eres de Gracia” surgió la denominación de nuestra señora de Gracia.

300px-Josepets_façana                                                       Fachada de la Iglesia

Su valor como símbolo histórico para  Gracia, provocó un cambio en la delimitación territorial de los distritos de Sarria-San Gervasio y Gracia, y así la iglesia se adscribió finalmente al distrito de Gracia.

La iglesia pertenece al catálogo del patrimonio arquitectónico histórico-artístico de la ciudad de Barcelona.

En el norte del distrito de Gracia, concretamente en el paseo de nuestra señora del Coll 41, encontramos escondida una joya de la arquitectura orientalista de la ciudad de  Barcelona: La Casa Marsans.

03_Casa_Marsans_façana

Este singular palacete tiene su origen en el deseo de la familia Marsans, propietaria de la Banca Marsans y  de la primera agencia de viajes de España de construir una residencia de veraneo en unos terrenos de la zona Vallcarca.

El proyecto le fue encargado al arquitecto Julio Marial Tey. Dicho arquitecto realizó, en 1907, este singular edificio denominado casa de Josepa Marsans Peix, que aún hoy en día está considerada uno de los mejores  ejemplos de la arquitectura neo árabe  que existe en la Ciudad de Barcelona.

800px-10_Casa_Marsans1

El resultado arquitectónico de la Casa Marsans resulta una  acertada combinación de estilos modernistas y arquitectura morisca. Si bien en el exterior predomina una línea clásica-modernista, en el interior del palacete destaca la decoración que combina el estilo modernista con detalles neo moriscos, en un ambiente que bien podría transportarnos a la Alhambra de Granada.

La entrada a pie de calle tiene una magnifica puerta de hierro forjado que invita a entrar. Una vez se inicia la subida que lleva hasta la entrada del palacete, delante hay una entrada ajardinada que forma un balcón con vistas al paisaje barcelonés. Resalta la fachada con líneas horizontales y unas impostas que separan las dos plantas del edificio. Sorprende también el espectacular portal vidriado de medio punto que da paso al interior de la casa.

Marial_Tey_Casa_Marsans_7272_claraboya

La  planta baja está organizada en torno a un espacio  central, que decorado con motivos islámicos,  evoca al patio de los leones del Palacio nazarí de la Alhambra.

Un peristilo  de columnas con fustes lisos de mármol blanco sostienen la hilera de arcos lobulares que delimitan  paramentos de pared decorados con figuras geométricas.

Los colores que se conforman de una manera alterna son el azul rojo y dorado   y se extienden en el friso reseguido por una cenefa con caligrafía árabe en el que se puede leer “ala es el más grande”.

A través de una claraboya plana y de los arcos de hierro polibulados del tambor la iluminación es plena y transparente en esta estancia central.

800px-07_Casa_Marsans_sostre

 

El  exotismo de este palacete de residencia estival, refleja  la voluntad de una clase social como era la burguesía de Barcelona, que quería demostrar a través de su riqueza su categoría bien estante y es a través de la arquitectura como consiguen este efecto escaparate de su opulencia.

Con el paso del tiempo el edificio tuvo usos diferentes al que inicialmente se había proyectado. Así durante la Guerra Civil este edificio fue expropiado y transformado  en un hospital. Una vez acabada  la guerra la casa Marsans pasó a ser una  caserna militar  hasta  que en 1946  pasó a desarrollar una función de residencia para niños huérfanos de la segunda guerra  Mundial y así acogió a decenas de niños de Alemania y Polonia.

Casa Marsans-PlantaBaixa04

 

En  1956, el edificio pasó  a depender de los servicios sociales y pasó a ser regentado por comunidades de monjas. Primero se denominó centre social “El Pinar “para acoger a niñas huérfanas y más tarde pasó a llamarse, “Hogar Escolar Nuestra Señora de Montserrat”.

Finalmente, el año 1983, el edificio que está catalogado como Patrimonio Cultural Europeo, fue adquirido por la Generalitat de Catalunya con el nombre de Mare de Déu de Montserrat fue transformado  en el primer Albergue de Juventud de Barcelona, funciones que hoy día sigue desarrollando. El albergue que organiza mensualmente actividades familiares como espacio histórico abierto a los vecinos del barrio, la ciudad y toda Cataluña.

 

El teatro del Liceu

El lugar donde se levanta hoy día el edificio mas conocido de las ramblas, había sido una de las 5 horcas de la ciudad y a partir del 1633 se edificó en él, el convento de los trinitarios, que estaba comunicado con un tunel con el vecino convento de san agustín.

El solar de 4000 m2, sobre el que se edificó el gran teatro del Liceu, fue adquirido en 1633 por la orden de los trinitarios, que poseían un convento en Zaragoza, pero no en Barcelona.fachada liceu

En 1808 dicho convento fue convertido en cuartel por el ejército napoleónico hasta 1812.En 1835 y debido a la desamortización de Mendizabal es abandonado y pasó  a manos del estado.

En 1837,y dentro del contexto de la primera guerra carlina, una banda de músicos militares liberales con inquietudes culturales debía buscar sus propios fondos para su funcionamiento ya que se encontraban en un difícil momento económico. El cabo Pedro Vives defendió la idea de fundar un pequeño teatro en el que celebrar conciertos, funciones dramáticas y bailes, con los cuales recaudar fondos para, entre otras cosas, pagar la renovación de los uniformes. La idea fue bien acogida por todos.

El batallón se puso manos a la obra para construir una sala con un aforo de 600 localidades, que pronto empezaría a hacer la competencia al Teatro de la Santa Creu que era el teatro oficial de Barcelona. La función inaugural de la sala, situada en el exconvento de Montesión (en la calle de Montsió), fue el 21 de agosto de 1837.

Para evitar la desaparición de la sala, que empezaba a tener su público, Manuel Gibert propuso la constitución del Liceo Filodramático de Montesión. La finalidad de la nueva entidad era, por una parte, promover la enseñanza musical (de aquí el nombre de Liceu) y, por otra, la organización de representaciones escénicas de teatro de ópera, por parte de los alumnos.

La presencia del pujante Liceo Filodramático inclinó a los propietarios del Teatro de la Santa Creu a cambiar su nombre por el de Teatro Principal. En 1838, la entidad cambió el nombre por el de Liceo Filarmónico Dramático de S.M. la Reina Isabel II. Los partidarios de una u otro teatro, se les conocía como Cruzados y Liceístas, acogiendo los primeros a colectivos carlistas y más tradicionales, mientras que eran Liceístas los colectivos liberales y moderados. En ambos casos, se trataba de grupos sociales transversales en los que participaba gente de todas las clases sociales, como era tradición en la ópera en Barcelona.

monts13                                 Claustro del convento de Montesión

La falta de espacio y las presiones de las monjas dominicas, antiguas propietarias del convento, que habían recuperado unos derechos que habían perdido, y reclamaban volver, motivaron que el Liceo Filarmónico Dramático de S.M. la Reina Isabel II abandonara el Convento de Montesión en 1848.

A cambio, le fue concedida la compra del edificio del Convento de Nuestra Señora de la Buenanueva de los trinitarios descalzos, situado en el centro de la Rambla de Barcelona. Inmediatamente se iniciaron los trabajos de demolición de este convento para edificar un nuevo edificio capaz de acoger todas las actividades del Liceo.

La Sociedad del Gran Teatro del Liceu tiene el origen en el año 1837, pero no fue hasta el año 1844 cuando Joaquim Gispert, socio impulsor de la sociedad Liceo Filarmónico de Montesión, compró el antiguo convento de los trinitarios descalzos de la Rambla para construir un nuevo teatro.

Este grupo de militares buscaron financiación en la aristocracia pero ésta no les apoyó, porque en aquella época acudían al teatro principal. Pero en cambió, sí lo hizo la burguesía, propietaria de florecientes industrias de la metalurgia y el textil, siendo esta última la más importante después de la Manchester.Esta condición difiere de la mayoría de teatros europeos, cuyo mecenazgo corría a cargo de la monarquía, que se hacía cargo de los gastos de su construcción. Por este motivo en el Liceu nunca ha habido un palco real.

Dada la gran afición que había en Barcelona, el teatro que se construyó era el de mayor aforo de Europa, y lo fue durante más de un siglo.Aún hoy, con la reducción del aforo a la mitad del inicial, pero con la comodidad de tener todas las 2242 plazas sentadas, el Liceu es uno de los más grandes del mundo.

El arquitecto encargado de la construcción del Liceu fue Miquel Garriga i Roca. Las obras se iniciaron el 11 de abril de 1845, y el Teatro se inauguró el 4 de abril de 1847.

Durante un tiempo entre la gente más creyente se habló de la maldición del Liceu debido al descontento, por los excesos paganos,de los espiritus de los monges trinitarios algunos de ellos enterrados bajo en antiguo convento.

Así en 1861 y después del primer gran incenció que subrió el teatro,cuando estaban retirando las cenizas y los escombros encontraon un papel que decía:

“soy un buho y voy yo sólo,si lo volveis a levantar lo volveré a quemar”

El edificio fue destruido en parte por el incendio del año 1861, salvándose, como en el siguiente incendio, la entrada y el salón de los espejos, que, junto con la entrada desde la Rambla, es lo único que queda del primitivo teatro.

Incendi-del-liceu-1861

Tras el incendio de 1861, se encargó a Joaquín de Gispert un proyecto que hiciera viable la construcción del nuevo edificio. Este proyecto preveía la creación de dos entidades: la Sociedad de Construcción y la Sociedad Auxiliar de Construcción. Los accionistas de la primera obtenían, a cambio de sus aportaciones económicas, el derecho de uso a perpetuidad de algunos palcos (bañeras) y butacas del futuro teatro. En cambio, los de la segunda aportaban el resto de dinero necesario a cambio de la propiedad de otros espacios del edificio. La Sociedad Auxiliar de la Construcción sería el origen del Círculo del Liceu.

Durante los primeros treinta años de vida del teatro, la rivalidad con el vecino Teatro Principal ,el teatro más antiguo de la ciudad y, hasta el momento, el teatro de ópera más importante, fue motivo de incidentes diversos (peleas entre aficionados, “contraprogramación” de óperas, carreras por estrenar uno antes que el otro…). Una popular obra de teatro de Frederic Soler, “Liceístas y cruzados” retrata esta competencia.

 

interiorliceu2                              Interior del Gran Teatro del Liceu

El teatro fue reconstruido en sólo un año bajo la dirección de Josep Oriol Mestres.

En 1893,durante la inauguración de la temporada y estando el teatro lleno sufrió un atentado anarquista .El anarquista Santiago Salvador lanzó dos bombas orsini al patio de butacas provocando 22 muertos y 35 heridos.

Otro incidente histórico afectó al teatro a comienzos de la Guerra civil cuando, en  1936, el Liceu fue expropiado, nacionalizado y convertido en Teatro del Pueblo Catalán. En 1939, a principios de la dictadura franquista, volvió a los antiguos propietarios en el mismo régimen de siempre.

Posteriormente en 1994 sufrió un gran incendio, cuando dos operarios reparaban el telón de acero antiincendios y ls chispas del soplete prendieron el cortinaje. Tras el incendio el teatro fue reconstruido por los arquitectos Ignasi de Solà Morales, Xavier Fabré y Lluís Dilmé, y se volvió a inaugurar en el año 1999. La reconstrucción respetó el ambiente de la sala y amplió considerablemente el escenario para adaptarlo a las más modernas especificaciones, para lo que hubo que demoler diversas casas que rodeaban el teatro.

sala de los espejos                                    Sala de los espejos

Actualmente, tras la reordenación jurídica que se acordó en 1994 para poder afrontar su rehabilitación, el Liceu es un teatro de titularidad pública, propiedad de las cuatro principales administraciones presentes en Barcelona: la Generalitat de Catalunya , el Ayuntamiento de Barcelona, la Diputación de Barcelona  y el Ministerio de Cultura .

Desde el punto de vista arquitectónico cabe destacar el vestíbulo, la escalinata, el salón de los espejos y la reconstrucción de la sala con el mismo estilo decorativo, mientras que desde el punto de vista urbanístico el edificio se puede considerar uno de los hitos arquitectónicos más relevantes de la Rambla de Barcelona.

El Liceu tiene doce niveles, tres fachadas y una medianera, y dispone de una cubierta plana en el extremo triangular de las Ramblas con la calle de Sant Pau y otras cubiertas planas a diferentes niveles en el resto del nuevo edificio.

El monumento debe considerarse como una unidad artística a pesar de las diversas fases y épocas de construcción y reconstrucción a las que ha estado sometido desde el año 1844 y hasta el año 1999.

 

El castillo de Torre Baró, no confundir con la torre del Baró,  se ha consolidado como uno de los símbolos del distrito de Nou Barris.  Recientemente el castillo se ha reformado para convertirse en mirador y en uno de los puntos de información de la sierra de Collserola

La historia completa del castillo de Torre Baró es todavía una incógnita y hará falta una larga tarea de investigación para llegar algún día a poder determinarla.

 

TB                                                          Castillo de Torre Baró

Se tiene constancia que los terrenos en los que se construyó el castillo pertenecían al antiguo término municipal de San Andrés del Palomar y concretamente a la partida de la cuadra de Vallbona. Esta finca tenía una extensión de 215 hectáreas, es decir  2.159.356 m2. Para hacernos una idea del tamaño de esta finca, los actuales barrios de Vallbona y Roquetas suman un superfície total de 2.366.000 m2.

La baronía de Pinós era la propietaria de la finca que alcanzaba los lindes de Montcada y Reixac donde, más o menos, estaría la actual estación de tren y, en este punto, construyó un magnífico edificio.

El Barón que con su torre dio nombre a toda la zona, apoyó durante la guerra de sucesión al Archiduque Carlos y evidentemente al finalizar la contienda sufrió la venganza del rey Borbón y, como consecuencia, el edificio fue destruido pero en 1797 se volvió a levantar una segunda torre.

El 30 de octubre de 1869, a causa de los problemas económicos de la familia de Pinós, que poseían los títulos nobiliarios de marqués de Santa María de Barberá y marqués de la Manresana, se subastó la heredad pero no apareció nadie dispuesto comprarla.


nevada 62 nou barris desde ateneu                          Imagen del Castillo de Torre Baró en la nevada de 1962

Posteriormente, el 30 de marzo de 1871, se volvió a subastar y fue cuando Carlos Edmundo Sivatte y Vilar ofreció la cantidad de 117.412 pesetas por ella, un precio muy por debajo de lo que se valoraba, que era de 176.113 pesetas. A pesar de hacer el menor ofrecimiento, al ser el mejor postor, el conjunto fue vendido a Carlos Edmundo Sivatte, Marqués de Vallbona, el cual desarrolló frente a la torre una inmensa huerta que acabó adoptando el nombre de Vallbona.

El 18 de marzo de 1873 se firmó la compraventa entre los creditores de Pinós y Carlos Edmundo de Sivatte donde se incluyó la desaparecida masía de la Torré del Baró que fue destruida en 1967 al construirse la Avenida Meridiana. Dicha masía, a pesar de tener todos los títulos y protecciones arquitectónicas, fue derruida sin escrúpulos para la construcción de la actual carretera C-58.

El barcelonés Carlos Edmundo de Sivatte Vilar era hijo de un soldado francés que llegó a Barcelona durante la guerra contra Napoleón y al finalizar ésta se estableció en Barcelona.

En 1864 se casó con la cubana Mercedes Llopart Xiqués que tenía raices catalanas. La pareja tuvo tres hijos: Carlos Edmundo, Manuel María y Mercedes.

El 7 de diciembre de 1897 murió Carlos Edmundo y heredó la propiedad del castillo de Torré Baró su hijo Manuel de María Sivatte y Llopart. El 20 de abril de ese mismo año se había firmado el decreto por el que cual muchos de los pueblos próximos a Barcelona, entre ellos San Andrés del Palomar, quedaban incorporados a la ciudad de Barcelona.

La familia de Manuel Sivatte estuvo muy vinculada al Carlismo. De hecho el rey Carlos VII, rival de Isabel II al trono de España, concedió a Sivatte los títulos nobiliarios de marqués de Villalba y marqués de Vallbona recordando el nombre de su propiedad.

El 26 de marzo de 1904, Manuel Sivatte constituyó  la empresa denominada “Compañia de Urbanización de las alturas y extensiones de Horta-Las Roquetas” con el objetivo de construir una ciudad jardín en su finca de Torre Baró.

Gracias a este proyecto se construyó la carretera Alta de las Roquetas y se inició la construcción por parte del arquitecto Josep Torres Argullol de lo que debería ser un hotel y hoy se le conoce como el castillo de Torre Baró, pero el fracaso de este proyecto de ciudad jardín significó la paralización de las obras y que el hotel quedara finalmente inacabado.

torre baró_dibuix                                             Dibujo de Torre Baró por Barcelonink

A parte de esta historia más contrastada hay varias leyendas acerca de la construcción del castillo, como la que indica que el mismo se construyó para sanar a un hijo enfermo con tuberculosis de Manuel de Sivatte.

Durante la Guerra Civil el castillo de Torre Baró fue ocupado por los soldados republicanos para instalar baterías antiaéreas y al acabar la Guerra Civil, éste fue utilizado durante un breve periodo como campo de concentración.

En julio de 1983 se celebraron en el castillo diversas reivindicaciones culturales y acampadas para pedir la rehabilitación del mismo.

No fue hasta el 1992 que se consiguió su catalogación como bien cultural.

punto informacion                                         Punto de información y espacio expositivo

Finalmente el pasado mes de noviembre de 2014 y tras una rehabilitación integral se ha abierto el castillo de Torre Baró como equipamiento abierto al público e incluye un espacio expositivo y de divulgación histórica, un punto de información del Parque Natural de Collserola y un mirador a la ciudad. Éste puede ser visitado los martes y jueves de 10 h a 13 h, sábados de 10 a 17 horas y domingos de 10 a 14 horas.

L’origen de Gràcia

Durant l’ edat mitjana, fora de la ciutat enmurallada de Barcelona,era habitual que la població visqués dispersa en masies que,poc a poc es van anar escampant per el pla al llarg del segle XVI i XVI  per arribar a la seva màxima esplendor al segle XVIII. Aquestes masies s’instal-laven prop dels camins i les rieres entre els quals quedaven fèrtils camps de conreu.

masies gracia

A Gràcia la població s’agrupà en un principi al voltant dels convents.Tres d’aquests convents foren l’origen dels primers nuclis de població de Gràcia:

Convent dels caputxins vells, fundat a finals del segle XVI, estava situat a la banda del passeig de Sant Joan, a l’extrem sud-occidental del terme, i les seves terres ocupaven més o menys, el que avui són els carrers de Girona, Bailén i Passeig de Sant Joan entre València i Provença.

A les inmediacions d’aquest convent s’edificaren diverses masies com Ca l’arquer que ja estava  habitada el segle XVII i va ser enderrocada l’any 1934 com a conseqüència de l’alienació de la travessera.

També a la mateixa travessera va existir la masia de  Cal xeró situada a la mateixa cantonada de dos antics camins : la travessera i el torrent del pecat. Fou enderrocada al 1935. I Can focs, l’edifici de la qual es conserva encara que totalment modificat al carrer Còrsega tocant a Milà i Fontanals, convertit en centre d’ensenyament privat. També Can Grassot que va donar lloc després a la barriada coneguda encara avui com el camp d’en grassot.

 Convent de Santa Maria del Jesús,  Fundat al segle XV fora del terme de Gràcia, a l’alçada del actual carrer Aragó-Passeig Gràcia. Al segle XIX (primera pedra el 1817) fou traslladat a Gràcia L’any 1936 el convent fou cremat i en aquell mateix lloc s’edificà l’esglèsia de Jesús que encara existeix avui dia.

 

 parroquia jesus gracia 1935                                          Parròquia de Santa Mª Jesús.1935

Convent de Nostra senyora de Gràcia, construït a començaments del segle XVII i, més conegut popularment per Els josepets, pel fet que durant un temps hi hagué un noviciat del convent de Sant Josep de les Rambles de Barcelona(actual Mercat de la Boqueria) del qual depenia. Estava situat al costat de la riera que baixava del Tibidabo.

L’any 1835 s’acabà la vida monàstica. L’esglèsia fou destruida el 1936. Avui només queda l’edifici del temple que és la parròquia de Sant Josep de Gràcia.

 

josepets lesseps

josepets lesseps

 

Aquest fou el convent més important per a la formació del poble de Gràcia i el que li va donar el nom. L’esglèsia era dedicada a l’anunciació de la verge i de la frase “plena de gràcia” sortí la denominació de nostra senyora de Gràcia. El camí que duia al convent  era conegut com el camí de Gràcia (actual carrer Gran de Gràcia) i més endavant el camí que duia al poble que s’anava formant al seu voltatnt.

Prop del convent dels josepets s’edificà l’any 1688 una casa senyorial que s’en deia  Ca l’alegre.Tenia extensos camps de conreu amb la bassa per al regadiu i una petita capella renaixentista.L’any 1908, en allargar el carrer Perez Galdòs va ser derribada bona part de l’edifici principal.

Una altra casa important fou la masia de  Can trilla l’edifici de la qual podem veure encara (ocupat per una comunitat religiosa) al carrer gran de Gràcia davant de la plaça Trilla. La planta baixa era destinada al masovers i disposava d’una premsa de vi.

 

can trilla                                                 Actual Masia de Can Trilla

Prop de Can Trilla hi hagué una altra hisenda La Fontana, de gran importància durant e l segle XVIII i XIX. El seu emplaçament recorda avui el nom d’una estació de metro. Una part de les terres d’aquesta masia, era un bosc de pins on més endavant s’hi edificà un teatre que s’anomenà Teatre del Bosc. És al lloc on avui dia trobem els cinemes Bosque.

Altres cases ens evoquen la presència de la burguesia a la vila com per exemple La virreina  i Cal compte .

 

la virreina

Manuel Amat que exercí el càrrec de virrei al Perú a finals del segle XVIII, va fer construir al seu retorn el palau de les rambles i la seva casa de camp a Gràcia.Va casar-se amb una dama de Barcelona Mª Francisca de Fivaller i Bru, la qual  enviudà al cap de pocs anys quedant-se el nom de la virreina per ambdues finques.

La masoveria d’aquesta propietat era la casa situada al nª1 del carrer Sant Lluís i que està convertida avui en escola de religioses. L’any 1878 se sotmeteren les seves terres a un pla d’urbanització.

 

pedra la virreina

Relleu finestra la virreina adossat a l’esglèsia de  Sant Joan

 Cal comte era també una gran mansió senyorial situada cap a la banda del carrer d’Escorial a l’alçada de Providència, propietat del comte de Santa Coloma.Tenia una entrada per la travessera amb una avinguda de palmeres que conduía des d’aquesta fins la casa i uns immensos jardins romàntics la voltaven. De tot això, només queda com a símbol testimonial una palmera al carrer Escorial.

 

joanic-can-comte                                                        Masia Cal Comte

A la part alta de Gràcia existiren també nombroses cases de pagès unides per un antic camí que deprés ha donat lloc a la Travessera de Dalt.

Començant per Ca l’alegre, situada al costat dels josepets, fins a Can sanpere, tocant l’actual carrer Sardenya a l’alçada de Camèlies

Les terres de Can Sanpere són avui una part camp de futbol i l’altra, que estava destinada a espai lliure ha quedat ocupada per uns inmesos blocs de pisos. A llarg de la Travessera de dalt existien  diverses cases com Cal Calic tocant al carrer Verdi, Cal xipreret avui convertides les esves terres en les pistes de tenis del Club La Salut i Ca l’alegre de dalt . I ja a plana muntanya, al peu del Carmel trobem Can Muntaner de dalt situada al fons d’una vall de la muntanya pelada i que actualment queda dins del parc Güell convertida en escola, Can Toda i Can Xirot que fou molt  com d’esbarjo i passeig.

Siglo XVIII - Masie Can MUNTANER, actualmente Colegio Baldiri Reixac (Park Guell)

Masia Can MUNTANER, actualment Col.legi Baldiri Reixac (Park Güell)

 

 

 

 

El Palacio Moja

En la esquina que forman la calle Portaferrisa con las ramblas encontramos el Palacio Moja o también llamado palacio del marqués de Comillas, único recuerdo del carácter residencial que hasta mediados del siglo XIX tuvo esta zona de las ramblas de los estudios.

 palau foto gencat                    Palacio Moja, desde las Ramblas de Barcelona.Foto Gencat

La construcción del palacio se inició en el año 1774 con el derribo de la muralla de las Ramblas y de la puerta Ferrissa, y se prolongó hasta 1789.La construcción del nuevo palacio tuvo lugar en los terrenos de la antigua casa que los Cartellá tenian en la calle Portaferrisa,añadiendo tres casas que había en uno delos lados hasta la esquina con la Rambla de los estudios.

Maria luisa Descatllar,marquesa de Cartellá y de Moja impulsó la construcción del nuevo edificio,obra del arquitecto Josep Mas Dordal que lo diseñó en un estilo que muestra los últimos momentos del barroco junto con las tendencias estéticas neoclasicistas llegadas de Francia.

PALAU MOJA 1774-antigua

La fachada principal del Palacio Moja al igual que la entrada principal no se encuentran en la rambla sino en el número 1 de la calle Portaferrisa,que se habia convertido en una calle de prestigio con comunicacion directa con el centro de la ciudad. Aun así la Rambla ya era un paseo principal y de hecho la estructura interior del palacio se organiza hacia este eje.

Iniciadas las obras en el 1774, no se inauguró hasta al cabo de diez años con motivo de la fiesta nupcial de la hija mayor de los marqueses de Moja, razón por la cual se dio a conocer la obra pictórica de Francesc Pla en el Salón Principal y en las fachadas.

BCN_Palau_Moja_1139_resize

Josepa de Sariere y de Copons, último miembro de los Moja y Castellá, murió en 1865 sin dejar descendencia.En el siglo XIX, el palacio Moja pasó a manos de un nuevo linaje, el de Comillas.

Como cura y limosnero de los Comillas, vivió en esta casa entre 1878 1892 el gran poeta Jacint Verdaguer, que dedicó el poema “ La Atlántida” a su mecenas y protector, Antonio López López, primer marqués de Comillas. El título le fue otorgado el año 1878 por el rey Alfonso XII, que también durmió en el palacio al llegar a Barcelona después del su exilio

El año 1934 cuando el propietario del edificio era Joan Antoni Güell López, conde de Güell se hizo una reforma general. Fue entonces cuando se abrieron los pórticos de la planta baja para ensanchar la acera que era demasiado estrecha. Bajo los porches del palacio Moja se instalaron pequeñas tiendas en el espacio que actualmente ocupan la librería de la Generalitat y la farmacia que hay tocando a la calle Portaferrisa.

También como consecuencia de la reforma de 1934,aquel jardín romántico que tenía el palacio se convirtió en los almacenes SEPU. De hecho coronando la fachada aún se pueden ver algunos de los jarrones de piedra que guardaban la antigua valla del jardín.

jardin cabras moja

Durante la Guerra Civil Española, el Palacio pasó a ser la sede de la CNT, lo cual supuso casi la destrucción por expoliación del arte que entre sus muros conservaba. Como anécdota, todas las alfombras, (la del salón principal medía 110 m²) fueron troceadas y supuestamente entregadas a la clase obrera para su gozo y disfrute.

En 1969,el Palacio Moja fue declarado monumento de interés histórico y artístico.

Actualmente acoge las oficinas de la Dirección General de Archivos, Bibliotecas, Museos y Patrimonio después que el Departamento de Cultura de la Generalitat lo adquiriera en el año 1982 y encargase una necesaria restauración después de dos incendios y el estado de abandono.

Después de esta intervención de la Generalitat, el salón principal del palacio volvió a lucir los plafones murales que la marquesa de Cartellá encargó a Francesc Pla, para que pasaran la posteridad las crónicas de su noble familia.
Entrando por el vestíbulo nos encontramos con la escalera noble, una de les joyas del palacio. El marqués de Comillas, mandó revestirla con mármol y construyó una barandilla con el mismo material. El encargado de decorar les paredes fue el pintor romántico Eduardo Masdeu Llorenç.

palau_moja1_escalera

 

Subiendo la escalera vamos a parar al lugar más noble del edificio: el gran salón. Tres pisos de altura, planta cuadrada y grandes ventanales abiertos a la Rambla son sus características más destacadas. La decoración es obra de Francesc Pla, conocido como “el Vigatá”. Sus pinturas murales, de 1791, con escenas históricas, retratos de la familia Moja y decoración floral fueron testimonio de les celebraciones más exquisitas del palacio.

 

salo_vigata                      Gran Salón: Estancia noble del palacio.Foto Gencat

Otros tesoros, como la capilla de padre Verdaguer (donde celebraba misa para la familia de su mecenas, el marqués de Comillas) y la sala de las maquetas de los barcos de la Compañía Transatlántica: una espectacular colección de miniaturas de la flota propiedad del marqués.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.457 seguidores