Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Barcino Romana’ Category

La fachada gótica es la fachada más antigua del edificio y se encuentra en la calle de la Ciutat, concretamente en la antigua decumanus romana (eje Bisbe-Ciutat-Regomir). Esta fachada la construyó Arnau Bargués entre 1399 y 1402, pero quedó desplazada como secundaria a principios del siglo XIX. Esconde diversas curiosidades del gótico civil catalán, por ejemplo, el dominio de la horizontalidad y las formas sólidas, los ventanales de arco apuntado en la planta noble, y otros elementos escultóricos en torno a la entrada. La curiosidad que presenta esta fachada es que está doblada, tal como puede verse en el arco de la puerta principal, que hace esquina. Eso se debe a la construcción de la nueva fachada neoclásica que da a la plaza de Sant Jaume, en el siglo XIX, que mutiló parte de la antigua fachada gótica, y la puerta y el arco quedaron desplazados a un extremo. Pero todavía hay otros aspectos de la fachada que esconden anécdotas curiosas, por ejemplo, el banquillo en el que los visitantes suelen reposar. Este banquillo no era para sentarse, sino que era un podio que se había construido para ayudar a los miembros del Consejo de Ciento, el órgano de gobierno de la ciudad, a subir y bajar de los caballos, y los peldaños laterales eran una escalera que permitía subir al podio superior. La imagen de san Rafael que corona la puerta no es la original, ya que se rompió cuando se mutiló la fachada y, por lo tanto, actualmente lo que vemos es una réplica.

La fachada neoclásica (la principal de la plaza de sant jaume) la construyó Josep Mas i Vila entre 1831 y 1847, y pasó a ser la fachada principal del edificio, después de que se derrocara la iglesia de Sant Jaume, que dejó lugar a la plaza de Sant Jaume. El estilo de la obra es el neoclasicismo más austero y equilibrado, sin grandes ostentaciones. De todos modos, como en otras obras del género, hay tramos más “espectaculares”, que en el caso del Ayuntamiento es la parte central, que presiden el balcón, las cuatro columnas jónicas, el escudo de la ciudad en mármol y las estatuas que flanquean la puerta del rey Jaime I, (que creó el Consejo de Ciento en el siglo XIII), y el consejero en jefe Joan Fiveller.

Read Full Post »

Este edificio, el mayor palacio residencial que existía en la Barcelona medieval, perteneció a Lluís de Requesens (1528-1576), amigo del rey Felipe II y gobernador general de Flandes.

La construcción original es del siglo XIII, al abrigo de la muralla romana, pero el edificio que encontramos actualmente proviene sobre todo de una reforma y ampliación del siglo XV, cuando pasó a ser la casa del gobernador general de Catalunya, Galceran de Requesens (1400-1468).

De la construcción primitiva se ha conservado la estructura gótica y algunos ajimeces.
El palacio se desarrolla alrededor de un gran patio con escalera descubierta que lleva hasta la planta noble. A esta planta se accede a través de una galería de arcos ojivales, y en la planta baja predominan los grandes arcos de medio punto.
En una nueva reforma del siglo XVIII se hicieron los balcones y se configuró el aspecto de las dependencias interiores.

Actualmente, alberga la sede de la Reial Acadèmia de les Bones Lletres, una institución que promueve el conocimiento de la historia y la literatura catalanas desde 1790, y de la Galeria de Catalans Il.lustres, además de una exposición permanente de retratos de personajes catalanes célebres.

Read Full Post »

La historia de las cuatro columnas que presiden la entrada del Palau de la Generalitat en la plaza Sant Jaume, son un buen ejemplo de cómo, antiguamente, la reutilización de materiales arquitectónicos era la cosa más habitual del mundo y a nadie se le ocurría mandar construir una columna si por allí cerca ya las había antiguas y en buen estado.

Estas cuatro columnas de granito fueron elaboradas en la región de Troya (la Tróade), en la actual Turquía.

La principal hipótesis de los investigadores, es que un conjunto de 45 columnas viajeras debió de llegar a Tarraco con motivo de la estancia del emperador Adriano en la ciudad, que tuvo lugar durante el invierno del 122-123 d.C.

El destino de los fustes habría sido el foro provincial y, más concretamente, el templo dedicado al emperador Augusto, restaurado en aquella época. Coronaban las columnas capiteles de mármol del Proconeso, en la actual Turquía.

Una vez el Imperio Romano se vino abajo,algunas de la columnas fueron utilizadas en la construcción de una iglesia, hoy desaparecida, en la zona de Sant Pere Sescelades, unos kilómetros al norte de Tarragona.

Fue en el siglo XVI cuando las columnas troyanas de esta iglesia empezaron a ser reutilizadas y así fue como, en el año 1598, cuatro de ellas fueron trasladadas hasta Barcelona para presidir la fachada del palacio de la Generalitat.

En la Tarragona de hoy en día, columnas troyanas hermanas de las cuatro del palacio de la Generalitat pueden observarse en el Passeig Arqueològic y hasta en algún parterre, como elemento decorativo. Es el caso de los cuatro fragmentos de granito que decoran una gran rotonda frente al hotel Imperial Tarraco y con vistas al Mediterráneo y al anfiteatro.

Read Full Post »

Durant el control de Roma per August (27 a. C. – 14 d. C.), que va convertir els seus dominis a imperi, es va formalitzar el nom de Barcino (entre el 15 i 10 a. C.), forma reduïda de la oficial Colònia Faventia Iulia Augusta Pia Barcino, o la més comunament estesa Colònia Iulia Augusta Faventia Paterna Barcino.

És amb el nom de Barcino que apareix en el cèlebre mapamundi de Claudio Ptolomeo. La menció de Colònia fa referència a una ciutat fundada per distribuir terres entre els soldats romans retirats de l’exèrcit, en aquest cas després de les Guerres Càntabres. Era també coneguda en forma reduïda com Colònia Faventia.
El geògraf romà Pomponius Mela fa referència a la població-entre altres petits poblats de la zona-sota l’ombra de Tarraco. El paper estratègic de Barcino, punt d’arribada dels grans eixos nord (ramal de la Via Augusta) i mediterrani, va atorgar a la ciutat des de molt aviat un actiu desenvolupament comercial i econòmic.

A la refundació d’August, Barcino va prendre la forma urbana de castrum inicialment, i oppidum després, amb els habituals eixos organitzadors Cardus Maximus i Decumanus Maximus i un espai central o fòrum, assentat sobre el monticle Mons Taber (25 msnm), ja ocupat per la presència laietana. El conjunt estava emmurallat, amb un perímetre de 1,5 km i protegint un recinte de 12 ha.

La màxima esplendor de l’època romana es va donar durant el segle II, amb una població que oscil·lava entre els 3.500 i 5.000 habitants. Un personatge destacable d’aquesta època va ser Luci Minici Natal, que-juntament amb el seu pare-va fer construir les termes de la ciutat. La població va ascendir a entre 4.000 i 8.000 habitants durant el segle III. La principal activitat econòmica era el cultiu de terres circumdants (especialment la vinya), que tenia bona fama i s’exportava a altres àrees de l’imperi com la Gàl-lia, Itàlia, el nord d’Àfrica i fins i tot a la frontera germànica. Pel valor de les restes arqueològiques (mida del temple, abundància d’escultures, mosaics, àmfores) s’ha determinat que els habitants van gaudir d’un bon nivell de vida. No obstant això, la ciutat no va disposar de teatre, amfiteatre ni circ.

Read Full Post »