Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Barrio Gótico’ Category

En l’absis de la catedral de Barcelona,prop del Palau del Lloctinent,trobarem unes pedres a la paret amb unes inscripcions força curioses. Aquestes pedres que ens parlen d’unes sepultures ens poden portar a equivoc del seu significat. Inicialment pels dibuixos que es representen i més concretament per tres pedres posades en forma de triangle,en un primer moment podem arribar a pensar que es tracten de tombes maçòniques i relacionar-ho amb els tres nivells que hi ha a la maçoneria i amb els primers constructors de catedrals gòtiques ,però aquestes misterioses sepultures estan relacionades amb el passat gremial de la Barcelona medieval i concretament amb el gremi dels esteves D’aquesta Confraria de Sant Esteve dels Freners de Barcelona ja es tenen notícies des del segle XIII.

sepultura

En aquestes pedres es poden distingir tres sepultures on es pot llegir: Osera de la confraria dels esteves i una altra on hi posa:Sepultura dels confrares de la confraria de Sant Esteve i l’any 1647.

Aquest gremi agrupava a un conjunt divers d’artesans que tenien en comú que tots tenien en comú un ofici relacionat d’una o una altra manera amb el cavall o el cavalcar. D’aquesta manera trobem que dins la confraria dels esteve hi havia freners, que fabricaven els frens dels cavalls( unes peces metàl-liques en forma de H, que es posaven a la boca del cavall i que servien per estirar amb unes brides i aturar-lo. També trobem els broquerers (feien escuts), els llancers (llances), els mandreters (feien mandrets, uns guants de ferro), cervellers (cascs), arnesers (armadures), així com: collarers, basters, albarders, guardamassilers, batifullers, courers, buidadors, fonedors i brodadors. Importància especial tenien els sellers (feien les selles de muntar) ja que el seu símbol, una sella de cavall, formava part de l’escut de la confraria juntament amb el fre.

De fet no es tracta d’una casualitat que carrer que surt davant del absis de la catedral porti el nom de carrer freneria i que el primer dels edificis d’aquest carrer fos l’antiga seu del gremi dels freners.

A banda i banda hi ha uns escuts, els mateixos que trobem en aquestes cantonades de l’ absis, que representen un fre i una sella, els dos oficis més destacats d’aquest gremi. Enmig també hi podem veure un símbol amb tres esferes situades a mode de triangle. Tot això ens indica que aquí eren dipositades les restes dels prohoms del gremi, ja que per dins aquesta era la capella dels Esteves, de fet si entrem veurem que avui no està dedicada a sant Esteve, sinó a Santa Clara i Santa Caterina, però encara es pot veure un escut a cada banda amb dues selles i dos frens i representa la iconografia que acompanya normalment a Sant Esteve, tres pedres, en record al seu martiri, ja que va morir lapidat.

La capella de Sant Esteve de la catedral era el lloc de reunió del gremi dels freners, els qui feien els frens dels cavalls. A l’interior de la capella podem trobar-hi, a més de l’escut dels Esteves, un quadre amb la representació del martiri de Sant Esteve i un altre de l’alliberament de Galceran de Pinós. Quan els freners ja van tenir prou poder adquisitiu van fer construir la seva seu, la casa gremial, just al costat, a l’actual carrer de la Freneria.

Per tant, pel sol fet de tenir una capella a la catedral, i amb altar propi, podem constatar que era un gremi de notable importància, tant era així que segons explica Joan Amades en el llibre d’històries i tradicions barcelonines, explica en relació al carrer de la Freneria que la confraria tenia un privilegi molt especial: no solament tenien una capella pròpia al absis de la catedral, cosa que també tenien altres confraries, sinó que, a més, tenien un accés directe des del carrer a través d’una porta que comunicava directament amb la seu, avui inexistent, que sempre estava tancada amb una clau que restava en poder del prohom de la confraria.

Amades també ens explica que la gàrgola de la catedral que es pot observar des del carrer de la Freneria, d’un cavaller muntat al seu cavall, justament ens indica que aquest carrer era freqüentat pels confrares que entraven i sortien per aquella porteta, si ens fixem bé, la figura del cavall està en una posició forçada, amb la cara girada, mirant cap a la seva dreta: està mirant precisament cap a on estava la capella de la confraria que té el cap girat cap a la capella dels Esteves, rere el qual es troba l’altar.

Gàrgola_cavaller_absis_catedral_Barcelona

La capella dels esteves a l’interior de la catedral avui dia ja no està dedicada a Sant Esteve sinó que està sota l’advocació de les santes Clara i Caterina. És la quarta del deambulatori, començant pel costat de la porta de Sant Iu. A la capella hi ha un retaule del segle XV d’aquestes santes, però a les parets laterals de la capella hi ha dos quadres, posteriors, rememorant la lapidació i un miracle de Sant Esteve.

Anuncios

Read Full Post »

La Iglesia de San Felip Neri de estilo barroco y situada en la plaza que lleva su nombre, fue construida entre los años 1721 y 1752 por el arquitecto Pere Bertran, el constructor Salvador Ausich i Font, y la obra escultórica de Pere Costa y Carles Grau. La iglesia es especialmente conocida porqué durante la Guerra Civil Española sufrió grandes daños por parte de la aviación franquista y así son visibles los impactos de metralla en la parte inferior de la fachada,que se ha dejado sin reconstruir en recuerdo de las víctimas que allí perecieron como consecuencia de estos bombardeos.

Image

También es conocida esta iglesia porqué Antoni Gaudí asistía a misa cada tarde. De hecho la tarde del 7 de junio de 1926 camino a la iglesia de San Felip Neri, el arquitecto estaba tan distraido que cruzando la gran via fue atropellado por un tranvia muriendo como consecuencia de las heridas provocadas.

Menos conocida y curiosa es la historia de los cuadros que se pueden ver dentro de la iglesia. En el interior de la iglesia encontramos altares de estilo barrocos y neoclásicos, como los de San Felipe Neri y San Raimundo de Peñafort realizados por Ignasi Vergara, el de la Adoración de los Reyes, de Salvador Gurri, y el del Nacimiento, de Ramón Amadeu. En período posterior se colocaron unos grandes cuadros de Joan Llimona.

El pintor Joan Llimona amigo de Antoni Gaudí tenia que pintar unos cuadros con escenas de San Felip Neri. Para dibujar el rostro del santo pidió a Gaudí que le sirviera de modelo a lo que el arquitecto accedió. Así se pueden contemplar los cuadros con escenas de San Felip Neri pero la cara de Antoni Gaudí.

Image

Read Full Post »

La fachada gótica es la fachada más antigua del edificio y se encuentra en la calle de la Ciutat, concretamente en la antigua decumanus romana (eje Bisbe-Ciutat-Regomir). Esta fachada la construyó Arnau Bargués entre 1399 y 1402, pero quedó desplazada como secundaria a principios del siglo XIX. Esconde diversas curiosidades del gótico civil catalán, por ejemplo, el dominio de la horizontalidad y las formas sólidas, los ventanales de arco apuntado en la planta noble, y otros elementos escultóricos en torno a la entrada. La curiosidad que presenta esta fachada es que está doblada, tal como puede verse en el arco de la puerta principal, que hace esquina. Eso se debe a la construcción de la nueva fachada neoclásica que da a la plaza de Sant Jaume, en el siglo XIX, que mutiló parte de la antigua fachada gótica, y la puerta y el arco quedaron desplazados a un extremo. Pero todavía hay otros aspectos de la fachada que esconden anécdotas curiosas, por ejemplo, el banquillo en el que los visitantes suelen reposar. Este banquillo no era para sentarse, sino que era un podio que se había construido para ayudar a los miembros del Consejo de Ciento, el órgano de gobierno de la ciudad, a subir y bajar de los caballos, y los peldaños laterales eran una escalera que permitía subir al podio superior. La imagen de san Rafael que corona la puerta no es la original, ya que se rompió cuando se mutiló la fachada y, por lo tanto, actualmente lo que vemos es una réplica.

La fachada neoclásica (la principal de la plaza de sant jaume) la construyó Josep Mas i Vila entre 1831 y 1847, y pasó a ser la fachada principal del edificio, después de que se derrocara la iglesia de Sant Jaume, que dejó lugar a la plaza de Sant Jaume. El estilo de la obra es el neoclasicismo más austero y equilibrado, sin grandes ostentaciones. De todos modos, como en otras obras del género, hay tramos más “espectaculares”, que en el caso del Ayuntamiento es la parte central, que presiden el balcón, las cuatro columnas jónicas, el escudo de la ciudad en mármol y las estatuas que flanquean la puerta del rey Jaime I, (que creó el Consejo de Ciento en el siglo XIII), y el consejero en jefe Joan Fiveller.

Read Full Post »

Este edificio, el mayor palacio residencial que existía en la Barcelona medieval, perteneció a Lluís de Requesens (1528-1576), amigo del rey Felipe II y gobernador general de Flandes.

La construcción original es del siglo XIII, al abrigo de la muralla romana, pero el edificio que encontramos actualmente proviene sobre todo de una reforma y ampliación del siglo XV, cuando pasó a ser la casa del gobernador general de Catalunya, Galceran de Requesens (1400-1468).

De la construcción primitiva se ha conservado la estructura gótica y algunos ajimeces.
El palacio se desarrolla alrededor de un gran patio con escalera descubierta que lleva hasta la planta noble. A esta planta se accede a través de una galería de arcos ojivales, y en la planta baja predominan los grandes arcos de medio punto.
En una nueva reforma del siglo XVIII se hicieron los balcones y se configuró el aspecto de las dependencias interiores.

Actualmente, alberga la sede de la Reial Acadèmia de les Bones Lletres, una institución que promueve el conocimiento de la historia y la literatura catalanas desde 1790, y de la Galeria de Catalans Il.lustres, además de una exposición permanente de retratos de personajes catalanes célebres.

Read Full Post »

Fuente de Sant Just

La fuente de Sant Just que es la primera fuente pública importante de la ciudad y la más antigua de Barcelona es de construcción gótica, transfigurándose en 1831, durante la época neoclásica.

En la zona principal de la fuente, hay tres surtidores insertados en máscaras de piedra de Montjuïc y una pica del mismo material.

En el frontal hay una imagen de Sant Just sosteniendo con una mano la palma del mártir. También tiene dos escudos, el del rey y el de la ciudad y, entre éstos, el relieve de un halcón atrapando una perdiz.

La fuente daba al cementerio parroquial que estaba en la plaza. En el año 1831, prohibido este tipo de necrópolis dentro de la ciudad, la fuente fue restaurada y se añadió la balaustrada de tierra cocida que tiene encima. Es de un austero estilo romántico, y una série de plantas que cuelgan contribuyen a dar encanto al lugar, donde era costumbre, en tiempos pasados, hacer funciones teatrales.

El año 2003 volvió a ser restaurada.

Read Full Post »

La historia de las cuatro columnas que presiden la entrada del Palau de la Generalitat en la plaza Sant Jaume, son un buen ejemplo de cómo, antiguamente, la reutilización de materiales arquitectónicos era la cosa más habitual del mundo y a nadie se le ocurría mandar construir una columna si por allí cerca ya las había antiguas y en buen estado.

Estas cuatro columnas de granito fueron elaboradas en la región de Troya (la Tróade), en la actual Turquía.

La principal hipótesis de los investigadores, es que un conjunto de 45 columnas viajeras debió de llegar a Tarraco con motivo de la estancia del emperador Adriano en la ciudad, que tuvo lugar durante el invierno del 122-123 d.C.

El destino de los fustes habría sido el foro provincial y, más concretamente, el templo dedicado al emperador Augusto, restaurado en aquella época. Coronaban las columnas capiteles de mármol del Proconeso, en la actual Turquía.

Una vez el Imperio Romano se vino abajo,algunas de la columnas fueron utilizadas en la construcción de una iglesia, hoy desaparecida, en la zona de Sant Pere Sescelades, unos kilómetros al norte de Tarragona.

Fue en el siglo XVI cuando las columnas troyanas de esta iglesia empezaron a ser reutilizadas y así fue como, en el año 1598, cuatro de ellas fueron trasladadas hasta Barcelona para presidir la fachada del palacio de la Generalitat.

En la Tarragona de hoy en día, columnas troyanas hermanas de las cuatro del palacio de la Generalitat pueden observarse en el Passeig Arqueològic y hasta en algún parterre, como elemento decorativo. Es el caso de los cuatro fragmentos de granito que decoran una gran rotonda frente al hotel Imperial Tarraco y con vistas al Mediterráneo y al anfiteatro.

Read Full Post »

Antoni Gaudí es internacionalmente conocido como gran arquitecto modernista,pero son pocos los que conocen que uno de los primeros trabajos de Gaudí fue diseñar unas farolas que todavía hoy,aunque pasen desapercibidas, pueden verse en las calles de Barcelona.

En 1878 Gaudí tras haber recibido el encargo del ayuntamiento de Barcelona, diseñó lo que sería uno de sus primeros trabajos,unas farolas para las calles barcelonesas.

Gaudí diseñó dos modelos, uno de tres brazos y otro de seis, que fueron colocados en pla de Palau (frente al Gobierno Civil) y en la Plaza Real, respectivamente. Actualmente aún se pueden observar y realizan la función para la cual fueron creadas.

Las farolas fueron inauguradas en las fiestas de la Mercé de 1879. Hechas de hierro colado, con base de mármol,lo que más destaca de su decoración es la representación del casco alado del dios romano Mercurio, símbolo del comercio y el escudo de la ciudad de Barcelona.

Read Full Post »

Older Posts »