Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘GAUDÍ’

Casa Vicens de Gaudí

La casa Vicens, una joya modernista declarada Monumento Histórico-Artístico de Interés Nacional y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, fue el primer encargo importante de un joven Antoni Gaudí  Cornet y supuso la primera vivienda que construyó.
La casa fue construida entre  los años 1883 y 1888 para un cliente singular, Manuel Vicens i Montaner, un fabricante de baldosas, y lo cierto es que Gaudí hizo buen uso de ese material y lo combinó hábilmente con la piedra y el ladrillo de construcción. El resultado se puede apreciar en la fachada, la cual está prácticamente cubierta de losetas cerámicas.

flickr                                     Fachada casa Vicens.Foto Flickr.com

Se trataba de proyectar una villa de veraneo en las afueras de la ciudad, en la calle Carolinas en el barrio de Gracia. Ese mismo año, 1883, Gaudí recibió el encargo de la casa El Capricho en Comillas y empezó a trabajar en el templo expiatorio de la Sagrada Familia, un proyecto que se prolongará durante más de cuarenta años. El de la calle Carolinas también le llevó su tiempo. Lo culminó en 1888 e incluía una casa y un jardín. En este último, que rodeaba el edificio, había una cascada y un estanque, pero se perdieron con la venta de una gran parte del terreno.

jardin-casa-vicens                                                  Casa Vicens con el jardín

En esta  primera obra ya se advierte que el joven Gaudí no tiene la intención de seguir las pautas de la escuela francesa, predominante en ese momento, sino que busca evitar las líneas rectas, y buscar la inspiración en las formas medievales y en el arte mudéjar. Por esta razón apostará fuertemente  por los juegos de azulejos como técnica de ornamentación de la fachada.

 

La casa Vicens estaba emplazada en un solar de 1035 m2, hoy día prácticamente reducido al perímetro de la casa. La casa está estructurada en cuatro plantas, correspondientes a un subterráneo para ser utilizado como bodega, dos plantas con destino a vivienda (la primera con cocina, comedor y diversas salas, y la segunda para los dormitorios) y unas buhardillas para uso del servicio. En total, el edificio tiene una superficie de 698 m2.

ventanas-exteriores-casa-vicens_fotos-pilar-vidal-claveria                          Ventanas exteriores casa Vicens.Foto Pilar Vidal Clavería

La casa está recubierta de ladrillo y cerámica vidriada en la que aparecen influencias medievales y árabes. Esta obra pertenece a la etapa orientalista de Gaudí (1883-1888), periodo en que el arquitecto realiza una serie de obras de marcado estilo oriental, inspiradas en el arte del Próximo y Lejano Oriente (India, Irán, Japón), así como en el arte islámico hispánico, principalmente el mudéjar y nazarí.

Abundan las líneas y los ángulos rectos, tan escasos en la obra posterior del arquitecto con franjas horizontales en la planta baja y pilares en los pisos superiores, cuyas formas se acentúan con la cerámica barnizada.

Igualmente interesante es la reja de hierro forjado de la entrada, que reproduce motivos vegetales, concretamente las hojas del palmito. Antiguamente el jardín disponía de una mayor extensión, y llegaba hasta donde hoy se encuentra la avenida príncipe de Asturias. Cuando se tuvo que reducir el jardín y por ende la reja de hierro, el sobrante de la reja fue a parar al parque Güell, este es el motivo por el cual hoy se puede contemplar la misma reja en ambas fincas.

verja-casa-vicens_fotos-pilar-vidal-claveria                                 Verja Casa Vicens.Foto Pilar Vidal Clavería

En el interior destacan los techos de vigas de madera policromada, adornados con temas florales. El diseño de los interiores intensamente trabajados por varios artistas, dieron a cada estancia una atmósfera diferente, sentando las bases de lo que posteriormente será una continua fusión entre arquitectura  y el resto de las artes plásticas.

interior-casa-vicens                                                 Interior Casa Vicens.

Los muros tienen esgrafiados de motivos vegetales, así como pinturas obra de Josep Torrescassana. Por su parte el suelo es de estilo mosaico romano de opus tessellatum. Gaudí diseñó igualmente el mobiliario de la casa.

Una de las estancias más originales es el fumador, donde destaca el techo en forma de cielo raso decorado con mucarnas árabes, que recuerdan el Generalife de la Alhambra de Granada.

muros-esgrafiados-josep-torrescasana                           Muros esgrafiados .Foto www.gaudidesigner.com

El diseño de los interiores intensamente trabajados por varios artistas, dieron a cada estancia una atmósfera diferente, sentando las bases de lo que posteriormente será una continua fusión entre arquitectura  y el resto de las artes plásticas.

En 1899, Dolors Giralt, viuda de Manuel Vicens, vendió la casa a la familia Herrero Jover, que la ha conservado hasta ahora con mimo exquisito.

Más tarde (1925-1927) el arquitecto Serra de Martínez procedió a una ampliación aunque siguió criterios respetuosos y se mantuvo fiel a las normas y colores originales. En 1927 la casa Vicens recibió el premio del ayuntamiento al mejor edificio.

casa-vicens_foto-tripadvisor                                             Casa Vicens.Foto Josep Maria Alegre

En 2014 una sociedad filial del banco andorrano Mora Banc adquirió la Casa Vicens a la familia Herrero Jover con la intención de abrirla al público por primera vez. Tras una exhaustiva restauración se podrá contemplar  la casa casi idéntica a como Gaudí la finalizó en 1888 .Aunque por el momento no ha trascendido la fecha exacta de apertura de la casa, se prevé que sea en este próximo otoño del 2017 cuando el público  pueda admirar por primera vez y los barceloneses y las barcelonesas podamos admirar esta gran obra arquitectónica de nuestra ciudad.

Anuncios

Read Full Post »

La exposición universal de 1888, se llevó a cabo en el marco de la Restauración, durante la regencia de la reina María Luisa, viuda de Alfonso XII. La burguesía barcelonesa respaldó el regreso de la monarquía borbónica porque le ofrecía garantías de autoridad y estabilidad después de un largo período de conflictos y revoluciones. Una vez enterrado el antiguo régimen y consolidado el poder de la clase burguesa, era necesario el restablecimiento de una cierta tranquilidad política y social para afianzar el proceso industrial y el desarrollo económico.

cartel oficial

Una monarquía constitucional parecía ser la solución ideal. La exposición universal vino a certificar las buenas relaciones entre las clases dirigentes de la ciudad y el poder central, que vivieron  una particular luna de miel.

La celebración de exposiciones universales  en la segunda mitad del siglo XIX respondía al afán de novedades que sentía la sociedad occidental ante el rápido avance de los descubrimientos científicos y sus aplicaciones tecnológicas. La primera tuvo lugar en Londres en 1851 y le siguieron París, Viena, Filadelfia, Amberes entre otras.

La iniciativa de organizar una exposición universal en Barcelona partió de un particular Eugenio Serrano, pero la empresa de serrano fracasó por falta de medios económicos, entonces asumió el proyecto el alcalde de la ciudad Francesc de Paula Rius i Taulet.

 

El 20 de mayo de 1888 a las cuatro de la tarde, y entre las salvas desde el castillo de Montjuïc y por la numerosa escuadra que llenaba el puerto, se inauguró oficialmente la Exposición Universal de Barcelona con la presencia entre otros del rey Alfonso XIII que tenia dos años, la reina regente María Cristina y el presidente del consejo de ministros Práxedes Sagasta.

inauguracion expo 1888                     Inauguración de la Exposición Universal de 1888

Finalmente dieron su fruto los esfuerzos del llamado Comité de los ocho, integrado por Rius i Taulet, Elías Rogent, Lluis Rouvière, Manuel Girona, Manuel Duran i Bas, Josep Ferrer i Vidal, Claudi López Bru, marqués de comillas, y Carlos Pirozzini, verdaderos artífices del evento.

La exposición estuvo abierta desde el 8 de abril al 9 de diciembre y recibió unos 400.000 visitantes.

El recinto de la exposición se extendía sobre 380.000 m2, abarcando la superficie del actual parque de la Ciudadela, el Zoológico, parte de la estación de Francia y del hospital del Mar en la Barceloneta.

PLA EXPO 888 mini_completo                                                           Plano General Exposición

Una cuarta parte de este recinto estaba ocupada por los edificios algunos pertenecientes al trazado del parque y otros levantados expresamente por los arquitectos más importantes del momento.

El más importante de estos edificios era el llamado Palacio de la Industria, que ocupaba unos 70.000 m2, tenía forma de abanico y estaba dividido en trece naves dedicadas a la sala de la exposición.

La remodelación del parque de la Ciudadela fue llevada a cabo por Josep Fontsere en 1872, inspirándose en  jardines europeos como el Regent’s Park de Londres o las Tullerías de París. Junto con la zona verde proyectó una plaza central y un paseo de circunvalación, así como una fuente monumental y diversos elementos ornamentales, dos lagos y una zona de bosque.

Fontsere, colaboró con el entonces estudiante de arquitectura  Antoni Gaudí para el proyecto de la Cascada Monumental, que destaca por su obra escultórica, en la que intervinieron varios de los mejores escultores del momento: destaca el grupo de La Cuadriga de la Aurora, de Rossend Nobas, así como El nacimiento de Venus, de Venanci Vallmitjana. Asimismo, Rafael Atché realizó los cuatro grifos que expulsan agua por la boca, en la parte inferior del monumento.

palau industria                                                             Palacio de la Industria

En el siglo XIX Barcelona dejó de ser considerada plaza fuerte y, tras la Revolución de 1868, se procedió a su demolición, de la que sólo quedaron la capilla (actual Parroquia Castrense), el palacio del gobernador (actual Instituto de secundaria  Verdaguer) y el arsenal (actual sede del Parlamento de Cataluña).

La Ciudadela ya era un parque cuando el alcalde de Barcelona, Rius i Taulet, decidió convertirla en recinto de la Exposición.

La mayoría de lo edificios de la exposición desaparecieron, y sólo quedan en pié el Arco del Triunfo, que venía a ser la entrada del recinto, el llamado popularmente Castillo de los tres  dragones, que fue el café-restaurante de la exposición y hasta poco era el Museo de Zoología de Barcelona; y una parte de la llamada galería de las máquinas, ocupada en la actualidad por los servicios del Zoo.

castell3dragons                                                         Castillo de los tres  dragones

La entrada a la Exposición se efectuaba a través del Arco de Triunfo diseñado por Josep Vilaseca. De inspiración neomudéjar, tiene una altura de 30 metros, y está decorado con una rica ornamentación escultórica realizada por diversos autores entre los que destacan Josep Reynés, Josep Llimona y Antoni Vilanova.

A continuación venía el Salón de San Juan (actual Paseo Lluís Companys), una larga avenida de 50 metros de ancho, donde destacaban las balaustradas de hierro forjado, los mosaicos del pavimento y unas grandes farolas, todo ello diseñado por Pere Falqués.

voreres trencadis salo de sant joan_1900-1966 destruides per Porcioles                                                     Paseo Sant Joan con Arco Triunfo

El primer edificio tras el acceso por el Arco de Triunfo era el Palacio de Bellas Artes, con una fachada formada por un pórtico con columnas y con cuatro torres con cúpulas, coronadas por una representación de la Fama, en las esquinas. Destinado a acoger grandes exposiciones artísticas colectivas y celebraciones diversas, como recepciones, conciertos, certámenes literarios y convenciones hasta su desaparición en 1942.Fue diseñado por el arquitecto August Font en un estilo más ecléctico y convencional que el resto de palacios de la exposición, y se levantó en el saló de Sant joan. En el Palacio de las bellas artes se celebró el acto inaugural de la exposición, con asistencia de la familia real.

El espacio principal del edificio era una gran sala central donde se realizaron los principales actos oficiales. En el lado opuesto se ubicaba el Palacio de Ciencias, obra de Pere Falqués, de estilo neoclásico, donde también se disponía una gran sala para celebrar congresos.

palau belles arts                                                           Palacio de las Bellas Artes

La vegetación constituyó uno de los elementos esenciales del Parque de la Ciudadela, y así para las especies vegetales que requerían un clima más cálido que el nuestro, se construyó el Hivernacle en 1884 obra que combina el hierro y el vidrio, del arquitecto Josep Amargós.

Por su parte para las especies que necesitaban estar protegidas del sol, Josep Fontseré diseño el Umbracle (1883).

El Monumento a Colón fue también realizado con motivo de la Exposición Universal de Barcelona de 1888. Se trata de de una obra en la que destaca una columna de hierro de unos 60 metros coronada por la estatua de Cristóbal Colon. Fue concebida por el arquitecto Gaieta Buïgues y la escultura la realizó Rafael Atché

200px-Monumentocolonobras1888                                                                       Monumento a Colón

En el Paseo de Colón se erigió el Gran Hotel Internacional, obra de Lluís Domenech i Montaner. Fue construido en un tiempo récord de 69 días y fue concebido como instalación temporal para alojar a 2000 visitantes de la exposición y fue derruido tras la finalización de la Exposición.

800px-Hotel_Internacional                                                           Gran Hotel Internacional

La iluminación eléctrica se convirtió en una de las principales manifestaciones de modernidad y cosmopolitismo durante la celebración de la Exposición Universal. En el exterior del recinto ferial, la luz eléctrica iluminó algunas de las calles principales de la ciudad y en el interior del recinto se instalaron fuentes luminosas, convirtiéndose la Fuente Mágica en una de las principales atracciones de la exposición.

 

Read Full Post »

La Iglesia de San Felip Neri de estilo barroco y situada en la plaza que lleva su nombre, fue construida entre los años 1721 y 1752 por el arquitecto Pere Bertran, el constructor Salvador Ausich i Font, y la obra escultórica de Pere Costa y Carles Grau. La iglesia es especialmente conocida porqué durante la Guerra Civil Española sufrió grandes daños por parte de la aviación franquista y así son visibles los impactos de metralla en la parte inferior de la fachada,que se ha dejado sin reconstruir en recuerdo de las víctimas que allí perecieron como consecuencia de estos bombardeos.

Image

También es conocida esta iglesia porqué Antoni Gaudí asistía a misa cada tarde. De hecho la tarde del 7 de junio de 1926 camino a la iglesia de San Felip Neri, el arquitecto estaba tan distraido que cruzando la gran via fue atropellado por un tranvia muriendo como consecuencia de las heridas provocadas.

Menos conocida y curiosa es la historia de los cuadros que se pueden ver dentro de la iglesia. En el interior de la iglesia encontramos altares de estilo barrocos y neoclásicos, como los de San Felipe Neri y San Raimundo de Peñafort realizados por Ignasi Vergara, el de la Adoración de los Reyes, de Salvador Gurri, y el del Nacimiento, de Ramón Amadeu. En período posterior se colocaron unos grandes cuadros de Joan Llimona.

El pintor Joan Llimona amigo de Antoni Gaudí tenia que pintar unos cuadros con escenas de San Felip Neri. Para dibujar el rostro del santo pidió a Gaudí que le sirviera de modelo a lo que el arquitecto accedió. Así se pueden contemplar los cuadros con escenas de San Felip Neri pero la cara de Antoni Gaudí.

Image

Read Full Post »

Antoni Gaudí es internacionalmente conocido como gran arquitecto modernista,pero son pocos los que conocen que uno de los primeros trabajos de Gaudí fue diseñar unas farolas que todavía hoy,aunque pasen desapercibidas, pueden verse en las calles de Barcelona.

En 1878 Gaudí tras haber recibido el encargo del ayuntamiento de Barcelona, diseñó lo que sería uno de sus primeros trabajos,unas farolas para las calles barcelonesas.

Gaudí diseñó dos modelos, uno de tres brazos y otro de seis, que fueron colocados en pla de Palau (frente al Gobierno Civil) y en la Plaza Real, respectivamente. Actualmente aún se pueden observar y realizan la función para la cual fueron creadas.

Las farolas fueron inauguradas en las fiestas de la Mercé de 1879. Hechas de hierro colado, con base de mármol,lo que más destaca de su decoración es la representación del casco alado del dios romano Mercurio, símbolo del comercio y el escudo de la ciudad de Barcelona.

Read Full Post »